Mis libros huyeron de la Malquerida. 

Se hicieron cómplices de otros libros en las estanterías de una casa en Chapinero.

Conocieron a unos otros en diversas librerías de Bogotá. 

Aquí, el registro de su tranquila fuga.

Fotos de Freddy Gonçalves Da Silva.

 Sacha
 Goldberger
Libros
fugitivos
Colombia

Confundido, "¡No, no fui yo!" descubre tímido que la Iglesia La Porciúncula no forma parte del Centro Comercial que la abraza.