Existe una leyenda urbana sobre una caja negra.
Consume a las personas que la encuentran. 
Dicen que la caja los atrae con su música.
De los desaparecidos, poco se sabe.
Anthony Herzen fue el primero.
Se dice que la caja lo encerró
¿La única forma de salir?
Una batalla final con
quien mejor baile.
Y así, perder.