Jordi Sierra i Fabra: Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil


Foto: Carme Salvans


Lo llaman Parco y no es amigo de muchas palabras. Contesta lo elemental. Espera lo mismo del resto. Conciso y concreto. Pero en un reformatorio para jóvenes está obligado a conversar: con el psicólogo, con los compañeros y consigo mismo. Sus monólogos interiores abundan en reclamos sobre el mundo, los humanos y la adolescencia. Su historia le duele, por eso no confía en nadie. No tiene amigos, no habla del dolor y ahora lidia con su violencia. Porque Parco mató a una persona. Es un asesino, pero también dicen que es “un buen chaval”.


El polifacético escritor Jordi Sierra i Fabra ganó el X Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil 2013 con Parco, una novela para jóvenes. Su estructura parecida a la de un interludio registra la forma de comunicarse con el mundo exterior, con palabras punzantes y directas en un desesperado pensamiento que fluye con la violencia de sus impulsos. Al recibir el premio, Sierra i Fabra no esperaba avalar la agresividad entre los jóvenes, ni justificar las razones de un asesino, pero quería incentivar en el aula de clases la discusión sobre la violencia. Sin embargo, muchos de sus fanáticos lectores esperaban la contundencia de otras de sus novelas como Nunca seremos estrellas de rock, publicada por Alfaguara en 1995, en la que el personaje Ventura se involucra en la delincuencia y el rock como vías de escape en su vida, con un final trepidante y desgarrador, que profundiza en la incomprensión de los adolescentes.


Jordi Sierra i Fabra es apasionado por el rock. Profundizó en el tema llegando a publicar algunas revistas como Top Magazine, Super pop  o Disco Exprés, entre otras. Pero a finales de los setenta decide acoplarse a la escritura de ficción por completo. No es que antes hubiera apartado este interés: En sus anécdotas de infancia resalta el peso vital que tenía la escritura en su vida. Narra en muchas entrevistas cómo unas palabras en el papel servían para evitar el tartamudeo por el que fue víctima de acoso y burlas. Tras un desafortunado accidente en el que terminó hospitalizado, cedió el espacio de la lectura por la creatividad de la escritura con un primer cómic que su padre rompió. Este desatinado desencuentro con los adultos forzó el camino de Sierra i Fabra a fomentar la lectura entre los adolescentes. Dos de sus grandes aportes a la juventud radican no solo en su extensísima y variada obra, sino en su compromiso con la promoción de la lectura en jóvenes. En 2004 arrancó la iniciativa de la Fundació Jordi Sierra i Fabra, con una sede en Medellín, que recibió el Premio IBBY-Asahi de Promoción de la Lectura en 2010. Recientemente se inauguró una nueva sede en Barcelona, España. Su intención es incentivar talleres literarios de creación y estimular la lectura entre niños y jóvenes.

Hacer un seguimiento de su obra es una ardua tarea. Mis (primeros) 400 libros: Memorias literarias de Jordi Sierra i Fabra, publicado por SM, recoge información sobre la evolución de su obra que hasta el día de hoy recoge alrededor de 422 libros. En ellos se incluyen numerosos géneros, sagas o personajes de colección. Pareciera no existir editorial que no haya coqueteado con su obra con libros para niños o jóvenes, en catalán o en español. Esta variopinta obra que adolece de evidentes altibajos dan muestra de su arduo trabajo en el área y de la capacidad de inventar historias y personajes que alcanzan no solo al público que tan bien conoce, sino a los jurados de premios que siguen enalteciendo su obra 25 años después. En 2012, el premio La Galera Jóvenes Lectores resaltó El extraordinario ingenio parlante del profesor Palermo, en donde se cuentan las aventuras de un huérfano a inicios del siglo XX que cuestiona la magia de un mago y decide descubrir la verdad del truco.

Muchos buscan descubrir la verdad tras la fórmula Sierra i Fabra, que sigue cosechando éxitos y lectores. Con más de diez millones de libros vendidos en España, su obra es un gran best seller, que esta semana fue celebrada con el importante  Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil. Este premio que recibirá en la próxima Feria del Libro de Guadalajara cuenta con una dotación de 30.000 dólares. El jurado destacó “su voluntad renovadora, su incansable creatividad y su desbordante versatilidad”. Y es, que sin duda, el talento es incuestionable. Sierra i Fabra no fue Parco ni nunca tartamudeó a la hora de escribir. Aunque muchas veces la versatilidad desborda, celebramos su dedicación a la literatura, creando de forma curiosa, y abordando temas sensibles que siguen atrapando a los adolescentes de distintas generaciones.


*esta publicación originalmente formó parte de una colaboración semanal que PezLinterna hizo para la revista Prodavinci en los años 2013-2014.

**Escrito a cuatro manos entre Isa Saturno y Freddy Gonçalves Da Silva.