top of page

The Handmaid's tale


Cadena: Hulu Creador: Bruce Miller (basada en la novela de Margaret Atwood) Temporada: 2

Este año bajó tres peldaños en mi lista con respecto al año pasado. El motivo es sencillo: el regodeo estético, muchas veces, distrajo a la historia. Y cuidado, que a mí una de las cosas que más me gusta de la serie, es precisamente cómo cuentan las atrocidades con ese toque estético. Siento que mostrarle al mundo, cada vez más superficial, cómo el horror puede pasar camuflado es un logro. Pero esta vez hubo cosas insólitas, como aquel funeral de las criadas, con el traje y ritual especial; o el embellecimiento desproporcionado del atentado en Gilead que, además, sólo sirvió de cortina de humo para la historia. Tanto desborde en el estilo, le hace perder un poco el valor a la forma. Por lo que, grandes logros argumentales como la gran transformación de Serena de cara al final, se hacen de forma apresurada y poco creíble. Los pongo en situación: Serena, una de las grandes revelaciones de esta temporada, es la gran villana de la historia muy bien interpretada por Yvonne Strahovski. Su poca solidaridad con el entorno femenino la hace detestable, incluso una de las escenas más trascendentes de esta temporada (la violación a June junto a su marido) termina por incluirte, como espectador, en el bando de los que la odiamos. Ojo, que además es un odio al que te quieren llevar los creadores, para dejar los bandos bien claros ante los cambios que están por venir. Quieren que el espectador termine de posicionarse (al menos yo sí sentí un poco esta manipulación). Esta lucha por la maternidad que tiene Serena la enceguece, pero a pesar de sus propias atrocidades, se enfrenta a momentos como los de Eden y comprende (de manera muy milagrosa y repentina) que tener una hija en medio de ese sistema, sin protegerla, es una locura. Entonces la toma de conciencia que ocurre de forma coherente con sus necesidades y desde su estatus de poder, la llevan a hacer un gesto tan heroico, alentador y potente como acelerado y puesto a capricho. Entonces, un personaje tan complejo y rico en matices termina desdibujado y uno pierde el interés o la apropiación en la historia de saber cuál sería su coherente reacción ante el momento final de la serie. Luego tenemos a la gran protagonista: June / Offred, interpretada por Elisabeth Moss, quien se encarga de regalarnos siempre mucha fuerza, vitalidad, y una gama de cambios emocionales incómodos y dolorosos para el espectador. Es una de las grandes actuaciones del año (que no tanto el personaje), aunque es cierto que, también como parte del papel, a veces se le va la mano con la intensidad. Destaco muchísimo el capítulo 11 “Holly”, el del parto en la casa, que es un episodio dedicado exclusivamente a ella, y que no deja de tocarte la fibra y conmoverte ante el miedo y la imposibilidad de huir de ese mundo distópico que, aunque parece tener vías de escape en esta temporada, también se ha hecho cada vez más cruel. Ese mundo (que es un constructo posible, aunque parezca increíble o asuste) nos enseña durante la temporada, la pluralidad de sus miserias. Por un lado, en el personaje de Emily, que nos revela a las “no mujeres” que cavan tierras tóxicas en las colonias, sin importar que enfermen. Lo que introduce otro factor a discutir: si siendo mujer eres minoría, al ser mujer y homosexual eres apenas nada. Pero también muestran a Eden, interpretada por la hipnótica Sydney Sweeny, que demuestra el lado inocente, plegada a la fe, convencida de su destino y que, también de manera algo repentina (tras una conversación con June) decide huir en nombre del amor para evitar que las leyes la impidan ser feliz o libre. Esta resignación, que la obliga a aferrarse a su devoción en los últimos momentos, ofrece uno de los momentos más conmovedores y mejor logrados de la temporada: el sacrificio público en la piscina. E introduce una gran pregunta al espectador: ¿Qué nos salva como individuos cuando todo está perdido? Del final, hay muchos detractores, pero hagan el siguiente ejercicio lógico fuera de la historia: les dieron otra temporada, ¿qué más se puede hacer?... Otra decisión caprichosa. Sin duda, es una de las grandes series del año, estéticamente impecables (a veces demasiado), con una forma y un contenido propio, muy potente y necesaria en su crítica y reflexión.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


postalpezlinternasinlogo_edited.png

Cultura, libros, infancia y adolescencia

Diseñado en Wix

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Spotify
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Tik Tok
bottom of page