top of page

Amelia Egea Galán

Actualizado: hace 20 horas



Los lectores de este blog conocen Ojos de perra azul, el podcast de Radio Mandarache que dirijo junto a Alberto Soler y que tiene esa increíble edición y dirección de arte de Fito Conesa. Sin embargo, detrás de nosotros, existen un grupo de veinte jóvenes protagonistas que componen cada episodio. Sin sus voces, seríamos incapaces de darle forma a cada idea, reflexión, propuesta creativa. De allí nace esta iniciativa de conversaciones perrunas, un espacio en el blog en donde iremos publicando breves entrevistas a cada una de sus participantes. Este podcast es una experiencia colectiva, la intención no es sólo ponerles un rostro, sino de ofrecer un contexto y ampliar su sentido de pertenencia en este proyecto.



¿Quién es Amelia?

¿Cómo es tu relación con el Proyecto Mandarache?, ¿cómo nació ese vínculo?


Nació en 1ero de la ESO. Pues lo típico de los institutos en Cartagena de hablarnos del proyecto, llevarnos los libros, leerlos. Para mí no empezó con buen pie, porque yo antes odiaba leer... Pero luego estaba mi hermano (Alejandro Egea), que siempre me contaba de cuando estuvo en Libreta, de cómo era el mundo Mandarache y, poco a poco, me fue gustando más. Entonces empecé a escribir, y eso me hizo reconciliarme con la lectura. Después le cogí el gusto a lo que eran los premios Mandarache, se vino Orillas Mandarache que me abrió un mundo, literalmente. Conocí a tanta gente de otros países, con los que sigo hablando; pero además de todo lo que se habló sobre ese proyecto que me pareció súper importante. Es más, estoy haciendo un trabajo de Orillas para el instituto. O sea, que me ha marcado mucho y al final llegó Libreta Mandarache, que ha sido la guinda del pastel.


Es que claro, tú has ido abrazando por todas las posibilidades del Proyecto Mandarache.


Sí, sí, en cualquier oportunidad que me ha ofrecido Mandarache yo he estado, y bueno, es que el podcast también...


A eso quería llegar, ¿cómo empiezas a relacionarte con Ojos de perra azul?

Por mi hermano. Porque él me dijo que se iba a hacer para adolescentes más jóvenes, una especie de Ojitos de perra azul. Él me dijo: "ve, métete" y mi primera reacción fue decirle que no, porque soy una persona que no tiene tiempo en su vida, entre el deporte, y los estudios. Él me decía "no es nada, son videollamadas, con conversaciones de temas interesantes, luego tienes que enviar un audio... ya verás cómo te enganchas más a la lectura". Y al final me metí, sin saber muy bien si me iba a gustar o no, y pues, obviamente sí. Mi hermano tenía razón y ha sido una de las puertas que me ha abierto a la lectura, porque yo antes no leía.


De hecho, tú estuviste en esa reunión con los nuevos integrantes del podcast...


Y me sentí muy pequeña. O sea, me gustó mucho porque me pareció increíble como comenzamos hablando de una cosa, pasamos por treinta, y terminamos hablando de un tema súper distinto. Eso a mí me encanta. Pero veía a la gente y pensaba: "esta gente mira cómo habla, tienen demasiada confianza, no tienen ningún tipo de muro ni de nada, saben lo que piensan y ya está". Y yo al principio me quedaba calladica, escuchando. Si veo que puedo aportar algo, pues aporto, si no, me limito a escuchar. Y al final me di cuenta que hablaban, aportaban, se escuchaban y que todo sumaba. Todos se retroalimentaban. No había nada que no aportase. Entonces fui hablando. Vi que lo que yo decía tenía el mismo recibimiento que todo lo de los demás. Y me gustó mucho más que fuera en presencial que en videollamada.


Esa es una gran revelación.


Es verdad y lo sabes.


Fíjate que esa es una de las curiosidades del podcast, que lo hacemos a distancia. Si tuvieras que explicarle a un grupo de personas qué es Ojos de perra azul, ¿qué les dirías?


Es un podcast en el que principalmente se intenta hablar de literatura con gente que tiene distintos puntos de vista, interesantes entre todos. Y un lugar seguro para poder decir cosas sin miedo a equivocarte.


Qué bonito que lo sientas un lugar seguro, ¿crees que por eso es importante hacerlo?


Las cosas que hablamos son muy importantes. A veces llegamos a conclusiones que deberían escucharse en todo el mundo. He aprendido más aquí de literatura que en las clases, ¿sabes? Entiendo conceptos que antes no sabía. Por ejemplo, el episodio de la poesía, me abrió muchísimo la mente. De dudar. Decir: "¡ostras!, es que a lo mejor estoy equivocada".


¿Qué aporta Amelia a Ojos de perra azul?


No sé. Mi opinión, que como soy muy indecisa, puedo decir algo en el momento y luego cambiar a ocho opiniones distintas.


Mentira, Amelia, a mí no me vas a engañar...


Te juro que no lo sé. Pues yo espero que algo bueno, ¿no? Es verdad que cuando envío los audios, todo me inspira. Bueno, todo no, pero las videollamadas me inspiran muchísimo. Entonces, cuando me toca hacer un audio, tengo que escribir. No sólo darte mi opinión, sino escribir sobre eso. Sea más literario o no, me gusta trabajármelo. Y quizás aporto en ese sentido unos audios más originales y una visión más poética, porque suelo irme hacia lo literario y lo abstracto, tanto de las preguntas como de lo que se habla.



Junto a Halima y Álvaro, fueron parte de la representación joven por España en el primer Congreso de Orillas. Tú misma has nombrado lo importante que fue ese encuentro. ¿Cómo recuerdas ese momento?


Yo no sabía a lo que iba. Vino una profesora del instituto que me dijo, van a hacer un Congreso de Mandarache, de profesores y alumnos del instituto, ¿te quieres venir? Y dije que sí, porque ahora le digo que sí a todo, ¿tengo tiempo? No, pero digo que sí. Allí estaremos trabajando sobre Mandarache. Viene gente de Chile, de Colombia. Pues vale, a socializar.


Un poco como con todo, fuiste improvisando y al final te transformó.


Pues sí. Orillas fue una experiencia única, inigualable e irrepetible. Ojalá que repetible. Y super enriquecedora, en todos los sentidos. Aprendimos muchísimo no sólo sobre el proyecto Mandarache en las distintas Cartagenas, sino se aprendió un montón sobre otras dos Cartagenas que parecen tan lejanas pero realmente son más cercanas de lo que parecen. Es un enriquecimiento cultural, de intercambiar palabras, leer sus textos, de lugares, la música, fue todo tan súper espontáneo.


Y después de todo ese proceso, participas en el primer Poetry Slam Cartagena, y quedas como la ganadora del tercer encuentro (spoiler: ganó la temporada entera), ¿cómo saltas de un "no me gusta leer" a un "ahora escribo y recito poesía en público"?


Lo primero es que yo nunca me consideré poeta. Hasta que llegó el Poetry Slam y que dije, si quiero participar en esto, quizás debo escribir poesía, ¿no? Eso me ha hecho dar cuenta que la poesía no tiene que ser exactamente lo formal... Y participé, otra vez por culpa de mi hermano.


O sea que Alejandro es el culpable de todas tus decisiones...


Mi hermano es como un Pepito Grillo, que me va diciendo lo que tengo que hacer. Él me deja caer cosas, y yo como no me niego a nada, pues eso. Honestamente me apunté porque mi hermano estaba preocupado de que no fuera nadie. Se equivocó, y a mí me encantó. Nunca había recitado delante de gente. Puedo decir lo que yo siento, lo que me sale de adentro, en mi casa en mi habitación, y me siento bien con ello. Además que me da un impulso para escribir poesía, que dentro de la literatura, me parece lo más difícil. Entonces, me apunté al primero, se me hizo adictivo. No, se me fue convirtiendo un enganche. Es que el ambiente que se forma allí es increíble, de la gente que va, es un poco familia.


Entonces sí sabes perfectamente lo que aportas. ¿Qué te imaginas tú para el futuro?


Yo voy a ser médico. Lo tengo muy claro. Y no quiero dejar de escribir. Seguir recitando en sitios, publicar algún librico, y seguir colaborando con el mundo de la literatura como se pueda.


Vale, si tuvieras el poder de controlar la foto -una selfie, por ejemplo-, que sería la imagen con la que todo el mundo te reconozca al buscar tu nombre en internet, ¿cómo sería?


Sería así: 👍 Siempre que hay alguna foto con mis amigos, siempre levanto el dedo pulgar, que es todo está bien, me la estoy pasando bien, porque en la vida hay que pasársela bien. Y con sonrisa, por supuesto.


Les comparto un texto poético original de Amelia. Descúbrela, léela y apóyala:


Y le preguntaron a Bakunin:

-Para ti, ¿qué es el amor?


Y Bakunin respondió:

-El amor es algo libre, algo difuso e idealista. Un conjunto de emociones, que unidas, expresan un te quiero compartido, un te quiero igualitario entre individuos que se entienden, se respetan y se valoran. Creando así, un ambiente sin mandos, y donde los cargos son repartidos entre los enamorados. Es una pócima que te hace ver todo de colores, con alegría y optimismo, pero que en cuanto es cupido quién te ordena beberla, se vuelve veneno. Se vuelve oprimido, angustioso, de poco gusto. ¿Y para qué sentir un “amor” sin gusto? ¿Para qué esclavizarnos bajo el poder de las flechas que caen del cielo? El amor no tiene normas, ni pautas que lo resuman en pocas palabras. El amor, sin más, es anarquista.


Amelia Egea Galán


 

GLOSARIO:


Proyecto Mandarache es un programa de educación lectora, fomento de la lectura y promoción de la cultura escrita dirigido a la totalidad de la población del municipio de Cartagena con especial incidencia en el público juvenil y adolescente. Creado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Cartagena en el curso escolar 2004-2005 y dirigido por un Grupo Promotor, una asamblea ciudadana de personas voluntarias comprometidas con los objetivos del proyecto. En el marco de este proyecto se celebran dos importantes reconocimientos, Premio Hache de Literatura Juvenil y el Premio Mandarache de Jóvenes Lectores, dirigido a dos etapas distintas de la juventud, en el que participa el mayor jurado joven, y donde se celebran distintas actividades que incluye encuentros con autores.


Libreta Mandarache es un taller de creación literaria y escritura dirigido a jóvenes.

Durante cada curso escolar las personas jóvenes seleccionadas reciben clases de escritura y de literatura, así como otras nociones sobre el mundo profesional del libro y la investigación. El grupo seleccionado está compuesto cada año por jóvenes de entre 15 y 18 años que hayan participado anteriormente en los Premios Mandarache y Hache. Libreta es una acción formativa del Proyecto Mandarache de Educación Lectora junto a la Biblioteca del Museo Nacional de Arqueología Subacuática. ARQVA.


I Congreso Orillas Mandarache  es una iniciativa internacional de intercambio de experiencias educativas en torno a la lectura y la literatura contemporánea en español. La intención de esta iniciativa es estudiar su crecimiento futuro para transformar Mandarache en un modelo iberoamericano de fomento de la lectura. Esta primera edición se celebró en 2023, en Cartagena, España, y reunió también a profesorado y jóvenes de Colombia, Chile.


Radio Mandarache es una red de podcast en el marco de los Premios Mandarache y Hache impulsados por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Cartagena, con el principal apoyo de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura y Deporte.


Ojos de perra azul es un podcast de Radio Mandarache para reflexionar sobre leer. Situamos a quienes leen en el centro del hecho literario para investigar distintos aspectos de la lectura y la cultura del libro. Un lugar de ensoñación y encuentro. Sinestesia, abstracción e intensidad adolescente sin pudor.      


Poetry Slam Cartagena un juego poético en el que diez poetas por velada compiten por ganar el favor del público y salir como vencedores de la noche. Cada participante dispone de sólo tres minutos para interpretar su poema, en caso de superar el tiempo límite se le comenzará a restar parte de su puntuación.  La temática y el idioma son libres, la única condición es que los poemas han de ser originales, de creación propia. Toda la información sobre cómo funcionan las veladas está disponible en las bases del evento. 


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


postalpezlinternasinlogo_edited.png

Cultura, libros, infancia y adolescencia

Diseñado en Wix

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Spotify
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Tik Tok
bottom of page