top of page

The fall


Cazar no es fácil. Uno debe entender las costumbres de su presa, medirle los pasos, y hacerlo de la forma más sigilosa posible. Si fueras un animal, esto sería pan comido, pero cuando eres humano existe algo que juega en contra: las emociones. Allan Cubitt crea este drama policial, lleno de suspenso, en el que dos personas van a la caza de sus víctimas. Por un lado, Stella Gibson, con la brillante y poderosa interpretación de la actriz Gillian Anderson, hace de la ley su mejor arma para detener a un depredador sexual: Paul Spector, quien, a su vez, sigue buscando jóvenes mujeres para cometer sus crímenes. El actor Jamie Dornan (sí, el mismo de Cincuenta sombras de Greys) aquí nos regala una actuación sobria, que inspira miedo y peligro. Dornan es capaz de demostrar que tiene otras facetas mucho más profundas en su profesión. Advierto, esta serie no es nada complaciente ni mucho menos efectista. No vas a ver grandes secuencias de acción ni tampoco escenas de excesiva e innecesaria violencia. En principio porque el mayor aporte de esta serie es el juego psicológico en el que, como espectador, empiezas a sumergirte. Necesitas creer, entender, acelerar los sucesos para dar con el fin de la caza. Pero esa desesperación que tienes como observador, es parte del encanto de su guión, que te va arrastrando lentamente a un esperado encuentro entre Stella y Paul. Y es que aunque no lo creas, ambos son protagonistas pero muy pocas veces están juntos en escena. Porque las presas también pueden ser escurridizas, pero con el factor humano: estas son capaces de jugar con la mente de sus víctimas como Paul lo hace en esta temporada con los medios, la ley y los espectadores.


Una serie, además, que se adentra en la construcción del pensamiento femenino. Que recorre con parlamentos contundentes, el rol de los medios ante el machismo, la soledad de Stella, el miedo y la decepción amorosa de Sally-An, la esposa de Paul, o la entrega absoluta de una obsesionada adolescente: Katie, capaz de hacer todo por Paul. En esta serie se muestran, sin tapujos, las emociones más viscerales de las mujeres, eso sí, con un ritmo inglés. No es una serie fácil, ni apta para todo público, pero sí tiene una estructura magistral desde el episodio uno de la primera temporada hasta el final de la tercera, que además es la última de la serie. Stella encuentra la forma de concretar su camino hacia la captura de Paul; y entendemos a fondo los motivos psicológicos por los que él se comporta como un sociopata. Sin justificar a nadie, de forma natural y lógica, pues al fin y al cabo son sólo humanos: tienen puntos débiles. Aplaudimos el encuentro entre Paul y Stella, frente a frente, tan esperado durante toda la serie y que conlleva a un desenlace parecido a una explosión, necesario para la tensión que ha ido acumulando el público. Fue un buen momento para dar fin a esta serie de BBC Two que se caracterizó por ser coherente en su reflexión sobre el abuso hacia la mujer que aún pesa en la sociedad actual.


Mejor episodio 3x06 "Their Solitary Way", porque ser una víctima también te hace sentir culpable.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Veep

postalpezlinternasinlogo_edited.png

Cultura, libros, infancia y adolescencia

Diseñado en Wix

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Spotify
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Tik Tok
bottom of page