top of page

Orphan black


Alerta: Spoilers en el último párrafo.


Cuando Adrianita Rodríguez me dijo que viera esta serie, no la tomé mucho en cuenta. Era ciencia ficción y no sabía qué tanto me engancharía. Pero me equivoqué. No tardé ni una semana en ponerme al día con las tres temporadas de esta producción canadiense de Graeme Manson y John Fawcett. El primer motivo fue el episodio piloto que te deja con la intriga y la necesidad de entender este tema de los clones, además de su personaje eje: Sarah Manning, quien logra atraparte en esta cadena de errores que le cambian la vida radicalmente tras salir de la estación de tren; el segundo y motivo de mayor peso es Tatiana Maslany. La actriz protagonista no es sólo Sarah, sino que tiene la particularidad de sorprenderte con cada nuevo personaje que interpreta -menos aquel desafortunado barbudo de la segunda temporada-, pero además, logra que cada uno de ellos tenga una personalidad tan marcada que no puedes dejar de verlas y quererlas, así sean unas peligrosas psicópatas.

Sí, las cinco protagonistas de la serie las interpreta la misma actriz, y puedes estar viendo una escena en la que estén juntas sin darte cuenta de cómo resolvieron el tema técnico. Es decir, la producción es genial en resolver estos montajes, pero además la actriz logra hacer que cada una de ellas sea tan distinta que a uno se le olvida que es la misma Tatiana.


Sarah, Cosima, Rachel, Alison y Helena son ingeniosas, valientes, cada uno resuelve su vida a su manera. Pero al menos cuatro de ellas te mantienen enganchado y seducido. Querer a Helena, siendo el monstruo que es, puede lograr que uno se cuestione mucho como espectador. Pero además, tienen la compañía de cinco personajes que adoban la trama con ingenio, lealtad, amor, candidez y un humor negro bastante denso: Félix, Donnie, Mrs. S, Kira y Delphine. Ellos son estos personajes que tratan de entender el universo de los clones, de los proyectos científicos, del dilema ético y moral que significa toda esta evolución de las especies humana. Kira, quizás, represente el inicio y el fin de todo, siendo la hija biológica de Sarah. Además, en esta temporada, incluyeron a los perturbados clones masculinos militares que contó con una buena interpretación por parte del actor Ari Millen.


En esta temporada decidieron arrasar con muchas tramas sin que les temblara el pulso. Esto puede ser muy positivo para el futuro de la serie, toca esperar. Pero quiero hacer un punto y aparte en el personaje de Alison. Fácilmente podríamos llegar a pensar que, este personaje, tiene una serie independiente al resto de los clones. Es una especie de Desperate Housewives mucho más cruda y letal. Y con mucho mejor humor. Mientras Sarah está en este submundo de corporaciones, bases militares y persecuciones, Alison y su torpe esposo entran al mercado de las "velas"/"drogas" para amas de casa de los suburbios, teniendo problemas serios con la mafia portuguesa. La escena del baile de Alison y Donnie en la cama, rodeado de dinero, es de las secuencias más divertidas de la serie. De igual manera, aplaudo el duelo del episodio final entre Rudy, el clon Castor, y Helena. Es una escena violenta, terrible, pero con un contenido de instintos y animalidad humana que solo Helena puede ofrecernos. Además que ver a Helena enamorándose con su forma salvaje de ser, es casi poético.


Orphan black fue renovada para una cuarta temporada, cosa que celebro, pues aún quedan temas por resolver tanto en la enredada trama científica, como en las extrañas y encantadoras historias de estos personajes.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


postalpezlinternasinlogo_edited.png

Cultura, libros, infancia y adolescencia

Diseñado en Wix

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Spotify
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Tik Tok
bottom of page