top of page

Paquita Salas


Cadena: Netflix

Creadores: Javier Calvo & Javier Ambrossi

Temporada: 3


Mucho se habla de que han sido buenos años para las series españolas. Y basta con ver el éxito de series como "Vis a Vis", "Élite" o "La casa de papel" para entender cómo se ha ido transformando estos productos. Sin embargo, "Paquita Salas" sigue manteniéndose como una de las series con más libertad y personalidad que se transmite actualmente. No sólo por la fortaleza de sus personajes, sino porque su historia es capaz de hablar de la industria del cine y la televisión en España, escarbar en sus virtudes y defectos y comprender cómo ha ido cambiando el discurso durante los últimos años en cuanto al espectáculo se refiere. Así que mientras las otras series son señales del éxito, Paquita explora este éxito en el pasado y en el presente. En esta tercera temporada, con más presupuesto y actuaciones estelares, se mantiene firme en lo que quiere contar: Paquita, una representante de actores, tratando de salir del foso profesional en el que está y sin Magüi, su aliada incondicional.


Con grandes momentos humorísticos, geniales momentos pensados para ser virales más allá de la historia (Magüi hasta bailando la gasolina), pero a su vez alzando la voz en una crítica alrededor de las minorías en el mundo de la televisión de la España actual, no sólo en cuanto al tema LGTBIQ sino también con personajes como el de Belén interpretado por Anna Castillo, rechazada por ser mujer o por su forma de hacer humor; así como el acercamiento a al intimidad de una Paquita que comete errores, que sufre, que debe aprender de nuevo un oficio que creía suyo así como reconciliarse consigo misma.


Muchos aplauden el capítulo final con el monólogo de la actriz Anna Allen, hablando sobre su propia mentira desbordada y haciendo un juego de metaficción bastante logrado. Sin embargo, yo me sigo quedando con esa mezcla de La casa de Bernarda Alba y Esperando la carroza que hacen con el penúltimo capítulo "Bailes regionales" donde prácticamente todas las mujeres de la serie se van hasta Navarrete a enterrar a la madre de la protagonista. Entender a Paquita en toda su dimensión, sensibilizarnos acerca de su propia superficialidad y regalarnos momentos de humor coral, hacen que el espectador la tome de la mano y desee honestamente una buena salida para las desgracias de sus personajes. Pocas series se toman en serio este viaje emocional del espectador junto a sus personajes. Eso se agradece.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


postalpezlinternasinlogo_edited.png

Cultura, libros, infancia y adolescencia

Diseñado en Wix

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Spotify
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Tik Tok
bottom of page