top of page

Alberto Soler Soto

Actualizado: 31 may


Los lectores de este blog conocen Ojos de perra azul, el podcast de Radio Mandarache que dirijo junto a Alberto Soler y que tiene esa increíble edición y dirección de arte de Fito Conesa. Sin embargo, detrás de nosotros, existen un grupo de veintiún jóvenes protagonistas que componen cada episodio. Sin sus voces, seríamos incapaces de darle forma a cada idea, reflexión, propuesta creativa. De allí nace esta iniciativa de conversaciones perrunas, un espacio en el blog en donde iremos publicando breves entrevistas a cada una de sus participantes. Este podcast es una experiencia colectiva, la intención no es sólo ponerles un rostro, sino de ofrecer un contexto y ampliar su sentido de pertenencia en este proyecto. Por eso, la condición para que Alberto y yo formáramos parte de este espacio, era someternos a preguntas por parte de los jóvenes. Este es el resultado:


conversación perruna 22: Alberto Soler Soto, 44 años

¿Quién es Alberto Soler?

Eva Juliana: ¿Cómo empezaste en Mandarache, y quien te trajo hacia este proyecto?


El Mandarache empieza como un proyecto de fomento de la lectura, pero desde una perspectiva de promoción de la ciudadanía activa juvenil. Era como un programa de participación juvenil. Era un poco promover procesos de la ciudadanía activa en el ámbito del libro y la cultura. Esto lo ideó el que entonces era jefe de servicios de juventud que era Patricio Hernández, y tenía esta idea dando vueltas desde hace un montón de tiempo. Y yo llegué, con mi carrera recién terminada a un proyecto de participación que se llamaba el Parlamento Juvenil de Cartagena y nada, a los dos meses de estar haciendo el otro proyecto, ya estábamos redactando el Mandarache. Plasmando en un papel las ideas que Patricio llevaba en la cabeza, mirando otros proyectos, a ver qué se hacía afuera, para tratar de mezclarlos todos y adaptarlos a nuestra realidad. Es casi que lo primero que hice en la Concejalía de Juventud.


Alejandro: ¿Por qué y en qué momento decides que Radio Mandarache debe formar parte del proyecto? ¿Crees que ha obtenido los resultados esperados? ¿Te imaginas Radio Mandarache creciendo, decreciendo o manteniéndose en el punto en el que está?


Radio Mandarache nace en el contexto de pandemia, intentando buscar un lugar de desarrollo telemático del proyecto que fuera más tranquilo que todas las redes audiovisuales: Instagram, Tik Tok, etc. Y que tuviera un ritmo más pausado. Radio Mandarache viene de ahí, era un lugar en internet, en el que podíamos desarrollar lo que hacemos virtualmente pero en un medio que está basado en la palabra. O sea, la radio que como la literatura se basa en la palabra. Creo que, en cuanto a difusión del proyecto, que no era el principal objetivo, pues no obtuvimos mayores resultados, aunque fuimos de los primeros en hacer podcast. Me explico, no hemos conseguido ser virales porque no era el principal objetivo. Lo que queríamos era un lugar de participación, encuentro y educación del proyecto, que nos está sirviendo a todas, a las figuras mediadoras, a los jóvenes. Además, con dos programas que están vivos y que son tan distintos entre sí, muy bien afinados en cuanto a los objetivos. Está Ojos de perra azul que es uno de los lugares más bellos de internet, es un lugar de reflexión, de miradas del mundo desde lo lector, que me entusiasma, me parece una locura. Y luego Hableemos, que es un lugar en el que se habla de libros, desde una perspectiva, un tono, que me parece ideal para un proyecto como este, que lo que hace es ver a la lectura como algo colaborativo, un lugar donde compartir. Y pues nos juntamos lectoras, lectores, autoras, autores, profes, bibliotecarias, técnicos de juventud en el centro de una plaza, que es el podcast, y nos ponemos a hablar y grabar los programas. Eso es Hableemos, y en ese sentido cumple su objetivo.


Freddy: Háblanos del origen de Ojos de perra azul. ¿Cómo nace esta idea?


Ojos de perra azul es como la materialización, el resultado y la ocurrencia después de un lugar de tránsito precioso, misterioso y extraño de un grupo de jóvenes que se llamó Expermienta Mandarache. Se reunieron alrededor del proyecto, de manera totalmente aleatoria, porque lanzamos unas sondas a ver si captábamos a jóvenes para un Estudio de Impacto que tenemos publicado en la web y que realizó David Roselló. Entonces al preguntar a profes, a figuras mediadoras que captaran jóvenes que quisieran hablar del proyecto y de su experiencia lectora, pues llegó un grupo de veinte jóvenes, que vinieron una tarde a pasarla con nosotros en Juventud y hacer un grupo de discusión para ese estudio de impacto. Fue tremenda la conexión que hubo entre esas personas. Los dejé con David Roselló y, al rato, llegó una chica a mi escritorio, me cogió de la mano, me llevó corriendo de vuelta, con una silla vacía a su lado. Ese grupo de jóvenes me pidieron un espacio de acción dentro del proyecto: "nos encantó esta tarde, y queremos hacer esto más veces". Hicimos el grupo de WhatsApp que se llamaba Experimenta Mandarache, unas cuantas quedadas lectoras, visitamos espacios culturales de la ciudad. Y cuando llegó la pandemia nació Radio Mandarache. Ojos de perra azul fue el desarrollo perfecto del espacio de esos jóvenes, de ese grupo cuyas personas que lo conformaban eran mayores de edad, y se iban de Cartagena a la universidad o tomaban itinerarios de vida que los alejaban de aquí. Fue perfecto darle una vuelta a este grupo que le encantaba debatir, pensar, leer. Además podíamos hacerla en sesiones que no eran físicas sino virtuales, que podíamos trabajar en cortos y largos plazos, de manera más tranquila. De esa manera nació el podcast.


Mercedes: ¿Por qué integras Freddy? ¿Qué viste en él? ¿Hubo un crush profesional?


La razón de pedirle a Freddy que se encargara de Ojos de perra azul y coordinara al grupo, es porque fui testigo de su trabajo con jóvenes. Eso pasó en unas jornadas en Madrid que se llaman Leer Iberoamérica Lee, donde él tenía que coordinar una mesa y el trabajo de un grupo de jóvenes en torno a la temática del Congreso. Y yo soy técnico de Juventud, llevo muchos años trabajando con grupos de jóvenes, y lo vi hacerlo desde un lugar, con unos modos de respeto hacia esas figuras, de protección, pero no paternalista. Logró que las personas del auditorio se dieran cuenta que estaban tratando, inocentemente, de instrumentalizar a ese grupo de jóvenes. Vi cómo Freddy conseguía que algunas personas que habían pensado poco en los jóvenes, aprendieran algunas cosas que hay que hacer. O que al menos pudieran hacerse algunas preguntas de cómo se estaban comportando con esas personas. Me encantó. Eso era lo que yo deseaba no sólo para Ojos de perra azul, sino en el proyecto en general.


Luna: ¿Por qué decidiste dar parte de tú tiempo para organizar a un grupo tan caótico cómo podemos llegar a ser?


No tengo ni idea, Luna. Me lo pregunto todos los días, todas las semanas que hay Ojos de perra azul. 


Foto: Pablo Madrid · Concejalía de Juventud Cartagena · Grabación episodio 4x01 en Festival FILE · 06 de octubre, 2023

Álvaro: ¿En qué pensaba Alberto de 18 años cuando llegaba un viernes por la noche?  ¿Que solía hacer?


El Alberto de 18 años que justo terminaba el instituto y empezaba la universidad era un completo post adolecente, un flipado de la vida, muy pasional. Estaba en aquella época loco por todo lo que tenía que ver con el teatro y los libros. Era un romántico empedernido que lo único que podía pensar era en lo profundo que iba ser cuando estudiara Filología Hispánica. Las ganas que tenía de leer, escribir, conocer. Y el color de las gafas que se tendría que comprar, porque como iba a hacer cosas literarias, seguro tendría que llevar gafas. Lo único que hacía los viernes en la noche, aparte de ver a los amigos y las cosas normales que se hacen a esas edad, era soñarse y proyectarse. De hecho creo que el Alberto de 18 años anticipaba demasiado. Estaba más en lo que debía ser que en lo que era.


Candela: Debido a que siempre relacionas los temas con la literatura, ¿podrías describir ojos de perra azul como si fuera un libro?

 

Si Ojos de perra azul fuera un libro sería probablemente un libro escrito por una mujer joven, de una ciudad pequeña. Tal vez sea de origen extranjero, eso no lo sé, quizás sí, quizás no, pero sin duda sería de bario. Eso seguro. Me imagino una historia que mezcla el humor más absurdo y rocambolesco, con los destellos poéticos más vibrantes y luminosos; y las reflexiones más locamente profundas que la intensidad de una chica de 19 años puede tener.


Mercedes: ¿Cuál ha sido vuestro tema favorito?, porque Freddy nos dice siempre que le encantan todos.

 

Temas me han interesado todos. De hecho, los que menos me interesaban, terminaban dando de las sesiones que más me gustaron. Guardo especial cariño a los primeros programas, que íbamos un poco a ciegas, antes de que llegara Freddy, cuando con Irene Blanco empezábamos a diseñar todo esto. Y sobre todo, de esos dos programas salió ese segundo episodio, uno que se llama Íbamos a hablar de libros, pero Colombia despertó. Conseguimos, con esfuerzo y audios de WhatsApp, escuchar audios de las tres orillas. Íbamos a hacer un programa que no lo teníamos claro. Iba a ir sobre leer en las tres Cartagenas. Mezclar audios de las olas del mar en las tres orillas. Un poco naif, creo yo. Y de repente hubo un levantamiento estudiantil a nivel nacional en Colombia, y hace un par de años había ocurrido otra movilización estudiantil en Chile muy fuerte. La de Colombia justo empezó a suceder cuando nos estábamos enviando los primeros audios de ese programa y fue muy intensa. Me siento muy orgulloso del resultado, lo recondujimos a un lugar de encuentro, reflexión, suma de voces, experiencias, libros y pensamientos del bien común. Por eso lo recuerdo con mucho cariño.


Freddy: ¿Qué aporta Alberto a Ojos de perra azul?


Yo espero que mi figura, aunque sea por ser el técnico responsable del proyecto, que es más central o visible, pues que que sirva de ejemplo y de anti ejemplo. Que se vea como un ejemplo de honestidad, de pasión, curiosidad e interés por la conexión con otras personas, y pasión por los libros, la lectura y por compartir eso. También la honestidad del anti ejemplo, de ser una figura adulta que tendría que ser como la de Freddy Gonçalves, ejemplar en su sentido más moralmente educativo, pero que no lo sea, porque me estoy conectando a las nueve de la noche desde la sala de mi casa. Pues a veces uno está más en su sitio y otras veces uno está un poquito más roto, más auténtico, un poco más desnudo de algún modo, ¿por qué no puede ser eso educativo?, ¿por qué mostrarnos imperfectos delante de las personas jóvenes no puede ser también un lugar de aprendizaje para todas?


Foto: Antonio Bobadilla · Concejalía de Juventud Cartagena · Grabación del final de la temporada 4 · 26 de abril, 2024

Soukayna: ¿Qué es lo que te hace seguir en el proyecto e innovar cada vez más con tanto entusiasmo?


Yo también me lo pregunto, Soukayna, cariño. La razón que a mi me mueve es muy probablemente cercana a la que te puede mover a ti, y es que siento que Mandarache es un lugar muy auténtico, en el que puedo depositar mi fe; así como la gente cree en dios o en su religión, yo tengo fe en que esto funciona. Yo veo a la gente cambiar, me veo cambiar a mí cuando nos acercamos al proyecto. Cambiar como lectores o personas, cambiamos juntos y creo que hay conexiones muy auténticas aquí. Veo que a todas nos sirven, de un modo o de otro. Cuando uno se siente dentro de algo en lo que tiene fe, que cree que tiene un impacto bueno en el mundo, pues se siente super movido a hacer cosas buenas, a liarse y a comprometerse.


Iván: ¿Dónde ves a Mandarache en 5 años? ¿Cuál crees que es el techo del proyecto?


Dentro de cinco años al Mandarache lo veo haciendo un Congreso internacional de estos bienales que hacemos, por ejemplo en México, incorporando una Cartagena de allí. Sí, con unos mecanismos más consolidados. Y que de repente consigan dar pie a la participación de un jurado de quince mil personas de Cartagenas del mundo, compartiendo lo que leen, fallando unos premios, encontrándose con autores y autoras y celebrando nuestra lengua madre.

 

Alejandro: ¿Si pudieras traer a Mandarache a cualquier escritor/a vivo o muerto para que participe en el premio quién sería y con qué obra?


Úrsula K. Leguin con los Cuentos de Terramar. No, espérate. Da marcha atrás. Borra eso que además es lengua extranjera. Lo voy a hacer bien. Cogería a Carmen Conde y la obra sería Mujer sin Edén. En Cartagena, Carmen Conde es una figura principal, pero nadie la lee. Se dice que la literatura de postguerra es un páramo literario y solo se nombre Hijos de la ira de Dámaso Alonso, y Sombras del paraíso de Vicente Aleixandre. Pues hay una tercera obra que marcó esa época y es Mujer sin Edén, escrita mientras estuvo oculta del régimen y publicada en 1945. La explicación de por qué esa obra superó la censura es porque seguro que no la entendieron. Lo que plantea ese poemario es una revisión del mito del Edén y del nacimiento del catolicismo, desde la perspectiva de Eva y de las mujeres. La mujer de Lot que no tiene nombre en la Biblia y se convierte en sal, diciendo todo el tiempo "Señor tú no quieres que yo sepa". Me parece un poemario súper feminista, brutal, de revisión de la fe, escrito con una belleza apasionante. Me parece una gran obra cumbre. Y sería una pasada tener a una mujer tan auténtica como Carmen Conde, teniendo actividades con jóvenes.


Amelia: Haz una comparación entre el Alberto Soler que empezó hace veinte años con Mandarache y el Alberto de ahora, ¿cómo ha evolucionado mentalmente y si Mandarache ha tenido algo que ver en esa evolución?

 

El Alberto de ahora no tiene nada que ver con lo que fue. El Mandarache me ha influido y cambiado en todos los aspectos de mi vida. Desde como ha transcurrido y las horas que dedico en cada cosa, en los últimos veinte años. Hasta en como leo, que es una parte muy importante de lo que soy y lo que me gusta hacer, incluso en mis acciones de vida, en mis ciclos románticos o de cuidados. Me ha influido mogollón. El Alberto que empezó era un post adolescente demasiado emocional y el Alberto de ahora, igual, pero sin lo de post adolescente.


Edgar: ¿Por qué eliges dedicarte al campo del fomento a la lectura y por qué lo sigues eligiendo?


No fue planificado aunque venía de la Filología Hispánica, pero sí me quedé porque me conmueve el arte y la cultura. Además estoy convencido que es un lugar donde las sociedades pueden mirarse a sí mismo y mejorarse, como las personas. De repente acabé en un servicio público que puede, a través de proyectos culturales, mejorar, cambiar o influir a personas jóvenes y de las sociedades en general, ¿pues quien no se queda en eso? Mucho más si eres una persona muy política como yo soy. Esa es la razón.


Renato: En tu entorno: ¿es la lectura una prioridad?


Sí lo es, aunque va por épocas. Hay épocas en que no leo nada. Al principio las vivía con mucho estrés, por el maldito FOMO y porque en la literatura, más aún en el mundo de hoy, con las redes, da miedo perdértelo todo, a no leerlo todo o lo que debías haberte leído este año. Eso puede ser muy intenso y agobiante. Hace años que vivo en una pasmosa tranquilidad de conocer quién soy a ese respecto. Sé que no voy a ser esa persona intelectual, sistemática, que lo ha leído todo y lo tiene todo ubicado en sus cajones mentales, o que recuerda a los autores y libros que ha leído y es capaz... ¡No! No soy esa persona. Soy anti académica, caótica, y acepto cuando tengo seis meses sin abrir un libro, y solo veo Anime. De repente tengo otros seis meses donde leo muchísimo. No puedo parar leer. Mezclo y alterno lecturas que son completamente dispares entre sí pero que de algún modo mi cabeza consigue complementar y que todas encajen.

 

Malcolm: Si tu último año fuera un libro cual sería.


Sería Todo lo que te perdiste por meterte a monja de Begoña M. Rueda.


Alejandro: Top 3 colores de ojos.


¡Vaya pregunta rara! Marrón, negro y marrón.


Edgar: ¿Cómo te sientes sobre tu futuro?


(en este momento sólo hubo muchas risas)


Elsa: Si tu vida tuviera una banda sonora, ¿qué canciones no podrían faltar y qué momentos importantes de tu vida representarían?


La canción que más obsesivamente he escuchado estos últimos años y en la que más me espejo es Paricutín de Mercedes Nasta. Representa muchos momentos.


Edgar: Un consejo, de cualquier índole, que le darían a una persona joven.

 

Ve a terapia.


Freddy: Si una selfie tuya se hiciera viral, que la gente te reconocería solo por ella, ¿cómo sería?


Pues creo que ya existe mi foto icónica. Busca en Google, aparecerá una foto en la me rodea como cordón naranja. Pues más o menos así. En un escenario con un micro en la mano.


Foto: de Pablo Madrid · I Congreso Internacional 'Cartagenas lectoras" · Auditorio Batel · 11 de mayo del 2023

 

Glosario:


Grupo Promotor es el órgano de toma de decisiones del Proyecto Mandarache.

Con más de cuarenta miembros que participan de forma voluntaria, conforman una asamblea que convoca anualmente un mínimo de diez reuniones con el fin de definir los perfiles de la campaña y actuando además como comité de selección de los libros finalistas del Premio Mandarache y del Premio Hache en cada edición.

   

Libreta Mandarache es un taller de creación literaria y escritura dirigido a jóvenes.

Durante cada curso escolar las personas jóvenes seleccionadas reciben clases de escritura y de literatura, así como otras nociones sobre el mundo profesional del libro y la investigación. El grupo seleccionado está compuesto cada año por jóvenes de entre 15 y 18 años que hayan participado anteriormente en los Premios Mandarache y Hache. Libreta es una acción formativa del Proyecto Mandarache de Educación Lectora junto a la Biblioteca del Museo Nacional de Arqueología Subacuática. ARQVA.


I Congreso internacional 'Cartagenas lectoras'  nace a raíz del programa "Orillas Mandarache". Es una iniciativa internacional de intercambio de experiencias educativas en torno a la lectura y la literatura contemporánea en español. La intención de esta iniciativa es estudiar su crecimiento futuro para transformar Mandarache en un modelo iberoamericano de fomento de la lectura. Esta primera edición se celebró en 2023, en Cartagena, España, y reunió también a profesorado y jóvenes de Colombia, Chile.


Radio Mandarache es una red de podcast en el marco de los Premios Mandarache y Hache impulsados por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Cartagena, con el principal apoyo de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura y Deporte.


Ojos de perra azul es un podcast de Radio Mandarache para reflexionar sobre leer. Situamos a quienes leen en el centro del hecho literario para investigar distintos aspectos de la lectura y la cultura del libro. Un lugar de ensoñación y encuentro. Sinestesia, abstracción e intensidad adolescente sin pudor.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


postalpezlinternasinlogo_edited.png

Cultura, libros, infancia y adolescencia

Diseñado en Wix

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Spotify
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Tik Tok
bottom of page