Actualizado: 28 de dic de 2020


Poco se habla de los amigos imaginarios en 2020. No solo por esa cualidad de seres que acompañan, sino como condición que arropa a los objetos culturales y fenómenos sociológicos que sirvieron de tabla ante el posible naufragio. Si nos remontamos dos siglos antes, en el momento en que el fenómeno "amigo imaginario" se comenzó a tomar en consideración a nivel psicológico, podemos encontrar diversos estudios que atribuían la existencia de estos amigos a tres factores: la necesidad de suplir una carencia afectiva, la construcción de un espacio simbólico propio que permite evadir la realidad adulta y la de remplazar algunas cualidades carentes en su personalidad. Es decir, si te sientes débil, muy probablemente tu amigo imaginario sería un personaje astuto, fuerte, superviviente.

Este año, muchos amigos imaginarios se trasladaron del espacio de la infancia en el que se circunscribían para formar parte de un gran grupo de habitantes del mundo. Cruzaron toda frontera de la edad y se filtraron, mayormente, a través de la virtualidad. Es como si aquella mansión Foster de la caricatura hubiera quedado vacía tras la adopción de amigos tan diversos, compañías complejas. Construimos, a partir del otro y del objeto cultural, un espacio de apoyo y diálogo. Muchos de esos amigos aparecieron en vídeos de Tik Tok (basta con ver el crecimiento y alcance de esta red social en 2020), podcasts o plataformas de streaming, pero también en algunos casos en libros, canciones, series, películas o juegos. Fue prácticamente necesario, cual método de supervivencia, buscar estas alternativas de resguardo. Y como bien dice Noemi González en su poemario El Otro (Bajamar, 2020): "es fácil encontrar calor / si aprendes a buscarlo donde no duele".


Es natural que la nostalgia del fin de año nos invite a pensar en lo absurdo e injusto que ha sido este 2020. Importante resaltarlo y para muchos más injusto que para otros. Lo que importa en este caso es detenernos en esas fuentes de apoyo que sirvieron de herramienta para confrontar la incertidumbre. A nosotros, más que lecturas, nos gusta sacarlo del marco material. Si somos objetivos, sería absurdo decirles que esta es una lista de los mejores libros del año, porque ese reconocimiento nos parece no solo pretencioso sino ajeno a la realidad. Mucho más cuando es un año donde el acceso a los libros estuvo tan mediado por grandes dificultades.


Desde cada una de nuestras soledades, independientemente de nuestras compañías imaginarias, fuimos testigos de varios cuestionamientos acerca del sector editorial. Sobre el valor del libro, la velocidad de las novedades, sus impresiones, la distribución, lo digital, el acercamiento al otro. Pero nos hemos detenido a pensar en que en esa “reinvención”, término acuñado en el 2020 con tanta ligereza, no hemos hecho más que sobrevivir. En ese diálogo, muchas veces a solas con nuestro amigo imaginario, seguimos sin darnos cuenta de que el tiempo genera cambios en estas nuevas generaciones que venían gestándose desde mucho antes de la pandemia.

Obviamente, nos indignamos con el tratamiento que se ha dado a la cultura, el abandono sistemático de las bibliotecas, pero cuánto de nosotros ha servido para generar o proponer algo distinto. No ser representación sino un cambio en estos nuevos tiempos. Presenciamos innumerables eventos que nos invitaban a reflexionar sobre la idea de un mundo tanto en el pasado como en el futuro, de lo fútil, circunscrito a un mismo circuito. De mucho intentar entender, ¿hemos aprendido algo? Este, más que un reproche, es un registro de mi propia conversación íntima con el ser que habita a mi lado. Quizás sea cuestión de saber escoger no solo nuestras batallas sino a esos amigos imaginarios que nos acompañan: ¿Amazon o librería? ¿Wattpad o biblioteca? ¿Streaming o cine? ¿Tendencia o agente de cambio?


En esta lista de recomendaciones no nombraremos al libro Balada de pájaros cantores y serpientes de Suzanne Collins aunque somos conscientes del impacto que ha tenido en el público juvenil este año, de su cualidad de amigo imaginario; así como también lo hace el streamer Ibai Llanos o la tiktoker @charliedamelio o el boom del videojuego Among Us creado en el 2018 pero que sirvió de espacio de encuentro para muchos. Sin embargo, todos ellos forman parte de una tendencia que está más a la mano. Tienen muchos espacios ganados. Eso no quiere decir que, bajo un consenso general, no se hayan tenido que incluir algunos discursos que los jóvenes se negaban a dejar fuera porque le daban un peso aún mayor que el de la tendencia. Pensar en amigos imaginarios es también dar cabida al otro.


La dinámica de selección este año ha sido un poco distinta. En el 2019, irónicamente, hicimos una selección basada en una posible amenaza del fin del mundo. Quizás, ante esa imprudencia o terrorífica casualidad, nos hemos dedicado a un ejercicio de conversación mucho más constate con los jóvenes, no solo desde el libro sino desde su perspectiva ante el mundo, del futuro, de la muerte, de la esperanza. Basta con ver el resultado de nuestros diarios del resguardo, el canal de IGTV o YouTube. Este año, la interacción fue constante con más de cien adolescentes en seis clubes de lectura y otras actividades colectivas.


En consideración de estos encuentros, nuestro equipo hizo una selección para jóvenes lectores entre los libros que fueron publicados exclusivamente en el 2020. Estas propuestas de recomendación están sujetas a la experiencia del lector. Es decir, no se dejen amarrar por las sugerencias de edad que proponemos, pues en la adolescencia impera más el interés y las competencias lectoras del individuo. Puedes tener 12 años y leer un libro recomendado para 16 o uno para 6. Lo que hicimos fue trata de reunir buenas lecturas que se publicaron en este extraño año que, al fin y al cabo, queremos dar a conocer para los interesados en el área.


Sumado a lo anterior, pensamos en atacar al año de la pandemia con la compañía y el afecto que nace de un diálogo real con el otro, con ese objeto cultural que nos dice cosas, que nos lanza mensajes, con el espacio de encuentro que da el amigo imaginario. Por eso los jóvenes hicieron una selección de cinco álbumes o libros ilustrados, sin edad, y decidieron cambiar la pretenciosa medalla adolescente por una mención honorífica más cercana y necesaria: la de amigx imaginarix. Son libros con los que coquetearon por diversas razones, propias de los tiempos actuales, y con un factor arbitrario: ser compañía y representación. Por esa misma razón, a cada uno de esos libros elegidos, se les hace un homenaje de la manera más 2020 que se podía, con un vídeo de la red social tik tok, usando alguno de los audios que hayan sido tendencia durante el año. Es otra forma de entendimiento y pacto con la ficción.


Tómense su tiempo, lean de a poco las reseñas, pues la idea de estas listas es mantenerse a pesar del tiempo. Disfruten del espacio de la recomendación que hemos construido:


Recomendación de libros para ese arbitrario espacio de tiempo entre los diez y doce años. Siguen siendo lectores infantiles, acompañados de sus libros de cabecera, esos amigos imaginarios de la primera etapa, pero que comienzan a tener curiosidad por aventuras más arriesgadas. Es el inicio del viaje a una nueva etapa de desarrollo y otras formas de lectura.



HE VISTO UN PÁJARO CARPINTERO

Michal Skibinski

Ilustra: Ala Bankroft

Traducen: Ewa Kataryzna Mołoniewicz y Abel Murcia

Fulgencio Pimentel, 2020


Para mejorar su caligrafía, Michal, un niño polaco de ocho años, debía llevar un registro del transcurso de su verano. Este evento ordinario se llevó a cabo durante el año 1939, poco antes de que Alemania invadiera Polonia, dando inicio a la Segunda Guerra Mundial en Europa. Este registro, aparentemente intrascendente, es una mirada poderosa de la simpleza con la que el mundo cambia de un momento a otro. Este cuaderno, el cual se registra de forma íntegra dentro del álbum, está acompañado de ilustraciones llenas de luz, color, que arropan la mirada del lector. En estas imágenes plásticas tan poderosas, las frases simples del niño cobran una fuerza inusitada. Es el lector quien, estableciendo el pacto, observa al mundo como ese niño de ocho años. De manera sencilla, evidenciando ese entorno boscoso que le da vida e inmensidad, pero que a su vez, a medida que transcurre el verano, se va haciendo opaco y peligroso. Este libro es un salto de fe, una exaltación de la creatividad y complicidad emocional para los lectores de todas las edades. Es impresionante cómo este libro sirve de antesala ideal para En algún lugar aún brilla el sol, siendo esta propuesta de rescate de la memoria judía mucho más arriesgada y original.

"Ha empezado la guerra".


PIPPI CALZASLARGAS

Astrid Lindgren

Ilustra Ingrid Van Nyman

Traduce de Ulla Ljungström y Esther Rubio

Kókinos, 2020


Algunos conocedores de esta obra, pensarán que los libros de Pippi se quedan cortos para estas edades. Otros expertos, más vehementes con la obra de Astrid Lindgren, elevará este clásico a incuestionables niveles de lectura en cualquier rango de edad. A nosotros, conciliadoramente, lo que nos sigue divirtiendo es esta capacidad que tiene el personaje de revolucionar al mundo. No importa que seas un lector infantil, juvenil o adulto, Pippi es una niña de nueve años que vive sola con un caballo, un mono y una maleta llena de oro. No solo eso, sino que reta a la policía, se enfrenta a los profesores, encara a los delincuentes. Pippi es la niña más fuerte del mundo y lo representa de manera divertida con su voluntad, tenacidad e independencia. Este clásico escandinavo estimula la imaginación de los lectores a cualquier edad e invita a cuestionar, sin filtros, a la sociedad y sus estereotipos. Esta constante presencia provocadora es necesaria en este mundo cada vez más políticamente correcto con la infancia. Resaltamos el rescate las ilustraciones originales, cargadas de personalidad; el impecable trabajo de traducción y la publicación en un formato mucho más amable para el lector al que va dirigido. Se han publicado dos títulos más: Pippi se embarca y Pippi en los mares del sur, así como dos historias en formato cómic. Esta edición forma parte de un proyecto de la organización Save the children y The Astrid Lindgren Company para garantizar la atención de niñas refugiadas.

"¿Que por qué andaba de espalda? -dijo Pippi-. ¿Acaso no vivimos en un país libre? ¿No puede uno andar como quiera?".

MARIE CURIE: EN EL PAÍS DE LA CIENCIA

Irène Cohen-Janca

Ilustra: Claudia Palmarucci

Traduce: María Carolina Concha y Elena Iribarren

Ekaré, 2020


Este libro se inicia como una propuesta de registro. Basta con abrirlo para confrontarnos con una biografía al uso. En este caso, más que en los logros, los datos que se van recogiendo de manera concreta se relacionan con la evolución real de Marie Curie como persona. Confronta la construcción de sus ideales con el de sus afectos, sus estudios, las dificultades propias de la época. Incluso si el lector desconociera los logros de esta científica, podría vivir con sorpresa cada avance de sus investigaciones. El texto, a veces parco, otras objetivo como una investigación de la ciencia, revela de manera azarosa momentos de alegoría poética propios de la autora. Estos destellos de luz se transforman en revelaciones para el lector. El trabajo de ilustración es para este libro otro momento de iluminación. Al final, en las notas de la ilustradora, se enumeran múltiples detalles apasionantes de réplicas e inspiraciones de obras de arte, carteles de la época o fotografías; lo que invita a una nueva lectura, aún mucha más ambiciosa, llena de pistas que alimentan desde otras perspectivas esta biografía. Es un libro que, en primera apariencia, tiene ese aire enciclopédico poco habitual y de interés, pero con el que el lector va estableciendo una relación tan armoniosa como lo es finalmente su propuesta.

"Y aun en la soledad
ella vive, oscura y dichosa,
porque en su celda recobra el amor
que hace inmenso el corazón..."


LA CHICA PÁJARO

Sandy Stark-McGinnis

Traduce: Gemma Rovira

Ilustra: Ignasi Font

Blackie Books, 2020


December, con once años, está convencida de que es un pájaro. Sabe también que lo de volar es cuestión de práctica y que esa cicatriz que lleva en su espalda es el secreto para poder huir de la casa de acogida en la que se encuentra. Sin embargo, le toca confrontar la realidad cuando Eleanor la adopta, dándole una segunda oportunidad para vivir lejos del recuerdo traumático de su madre. La chica pájaro es un diario personal, es el registro de su voz en el que explora su proceso de transformación y que guarda con recelo. Y aunque la voz cantante de la novela sea la de December, Eleanor y Cheryllynn forman parte activa de esta búsqueda de una identidad propia. Es decir, que se cuenta la historia de estas tres mujeres, dos preadolescentes y una adulta, que buscan confrontar sus inseguridades y mantenerse en pie ante lo adverso. December vivirá un proceso de adaptación constante en la nueva casa, el nuevo colegio, con un entorno que le resulta hostil por su convicción de ave. Es una novela cálida, donde el acto de sanar forma parte del tránsito de aceptación y perdón.

"también dicen que los pájaros van a buscarla cuando están heridos: cuando tienen un ala rota, o cuando han comido algo venenoso; también dicen que los pájaros van a buscarla cuando están tristes, como cuando se les cae un polluelo del árbol, no puede volar y se muere".


TRAVESÍA

Peter Van Den Ende

Libros del zorro rojo, 2020


HONOR AL MÉRITO

AMIGX IMAGINARIX


Emprender un viaje nunca es fácil. Es emocionante, inquietante, algunas veces revelador, pero el tránsito supone un dejarse a la sorpresa a la que no siempre se está dispuesto. Ocurre al desplazarse de un lugar a otro o incluso al conocer a personas nuevas. En este libro se inicia un viaje a partir de un pequeño barco de papel que se deja arrastrar por la corriente a un complejo universo mudo. El trabajo de la ilustración con la plumilla es puro arte, detalles, calidez, sensibilidad y vida única que ofrecen a los personajes fantásticos. Esa forma de representar complejidades y sutilezas en un universo propio nos refiere a la obra de Shaun Tan, Moebius o Turkowski. Es el mar con sus misterios, inmenso, inabarcable en evidencia ante la sutileza de un pequeño barco de papel, constantemente vulnerable. El universo acuático está repleto de posibilidades, imágenes, discursos; parece un libro híbrido, entre lo ilustrado y la novela gráfica. No es posible enmarcar esta obra a una edad específica, pues sus silencios dicen mucho a niños, jóvenes y adultos. Ese pequeño barco con su tripulante, tan vulnerable como el ser humano durante el 2020, sorteando obstáculos constantemente en un mundo que se le hacía desconocido, es un ejemplo ideal de amigo imaginario. Esa sensación de paz que transmite el libro al lector en medio de la zozobra hace que lo elijan. No habla necesariamente de la esperanza, sino de la capacidad de resistencia y con ese final, donde el recorrido no pasa en vano, queda un registro de memoria en nuestro cuerpo. Este viaje, esperamos, no habrá sido en vano. Quizás por ello hemos decidido usar los sonidos de Cardi B para hacer este vídeo de tik tok, y es que ella, junto a los directos de Bad Bunny en sus redes sociales, fueron algunos de los personajes que más nos acompañaron durante la cuarentena. Con sus sonidos, formas de decir y canciones, enunciamos un mundo actual lleno de rarezas:




Dicen que la adolescencia comienza a los doce años o cuando ocurre la complicada pubertad. Pero si eres un lector bien arriesgado y curioso, niño o adulto, puedes abrir estos libros sin necesidad de tener esa edad. Leer no es solo una condición física.



EN ALGÚN LUGAR TODAVÍA SALE EL SOL

Michael Gruenbaum y Todd Hasak-Lowy

Traducce: María Alonso Seisdedos

Ilustra portada: Riki Blanco

Edelvives, 2020


A partir de la biografía del sobreviviente judío Michael Gruenbaum, el escritor Todd Hasak-Lowy construye los sucesos ocurridos durante el final de su infancia y adolescencia. A partir de la primera carta que su madre escribe en libertad, donde libera su angustia de tener que empezar de cero sin absolutamente nada, Michael, también llamado Mischa, recuerda su percepción de esa vida junto con su madre y hermana. A estas alturas mucho se ha escrito sobre la Segunda Guerra Mundial, pero en este caso la naturalidad de la experiencia trata de despertar en el lector la misma sorpresa que al protagonista y le aporta un vínculo más real. Sus capítulos, breves y autónomos, sirven de registro de los recuerdos pero también del avance de esta historia, de cómo va cambiando la percepción del mundo a medida que te acercas más al "yo adulto" y al peligro de la guerra. Existe una forma de contar la experiencia en la niñez feliz y cómo se va transformando a partir del otro, de cómo la angustia por los nazis se hace eco alrededor. Toca confrontar la realidad al ser deportados a Praga y Misha debe compartir con otros cuarenta niños en un campo de concentración. Seremos testigos de la pérdida del padre, de las mentiras que se dicen para sobrevivir, de esa confrontación con el hambre o la muerte, de la relación con la ópera, del entusiasmo que le ofrece el arte para espantar el horror y de la lucha silente y constante de la madre por evitar que los trasladen a Auschwitz, pues teme que ese será el fin. En las trescientas páginas que alcanza a tener el libro, se mantiene como foco la importancia de vivir, la esperanza de persistir y los bellos momentos a los que nos abrazamos para insistir en cualquier situación de crisis. Se comparte un registro, algo tímido, de la biografía de este personaje. Son cartas y fotos que fueron testigos de esta historia y que no buscan ser una voz del pasado sino un presente vivo.

"Vemos, leemos y escuchamos las historias de manera diferente cuando creemos que sucedieron de verdad. Creo que incluso, las valoramos más".


LA LUZ DE LAS PROFUNDIDADES

Frances Hardinge

Traduce: Noemí Risco

Ilustra portada: Aitch

Bambú, 2020


Hank y Jelt son dos amigos que buscan subsistir en una ciudad cargada de misterios fantásticos, de dioses submarinos aparentemente desaparecidos en el pasado por su propia ira. Sin embargo, la historia gira alrededor de Hank, de espíritu noble, quien acaba envuelto en una serie de acciones peligrosas que implica negociar con las reliquias de esos dioses. Obligado a trabajar como sirviente dentro del Santuario, lugar en el que habitan los conocedores de estos mitos, irá descubriendo las oscuras fuerzas que esconden las profundidades del océano. Con el ritmo narrativo pausado al que nos tiene acostumbrado su autora Frances Hardinge, se va urdiendo un universo repleto no solo de complejidades teológicas, sino una aventura rodeada de tensión, con situaciones y paisajes repletos de originalidad. El submarinismo como práctica y los misterios del mar están descritos con tanta naturalidad que el lector logra emocionarse fácilmente con cada una de las situaciones que se narran en el libro. De hecho, creemos que el vínculo del lector con la historia ocurre con más facilidad en este libro que en algunos de los anteriores publicados por la misma autora, igual de originales, igual de recomendados. Su final sorpresivo lleva al lector a cuestionar las mismas cosas que su protagonista: la fe, la memoria y la libertad.

"Los dioses respiran miedo. Eso no es una metáfora inventada por los poetas. Necesitan el miedo igual que nosotros el aire. Cuanto más grandes son, más les hace falta. Sin él, se debilitan y caen en letargo. Si tienen bastante, pueden llegar a ser colosales. Las aguas del Abisal son espesas por nuestro temor. Allí un dios puede crecer, crecer y crecer, en el silencio de las profundidades, mucho más allá de nuestro alcance"


LA NACIONALIEN

Sandro Bassi

Alboroto ediciones, 2020

Libros del zorro rojo, 2020


Este libro sin palabras transcurre en un momento aparentemente intrascendente en las vidas cotidianas de un grupo de seres. Decimos seres más que personas, pues el aspecto de los personajes es de alienígenas. Evidentemente, al ser una estampa de la realidad, la mayoría está comprometido con su teléfono. No ven alrededor, no se ven entre ellos. Esta virtualidad que los mantiene alejados del entorno se ve interrumpida por una interferencia. Ante ese caos virtual, las ideas comienzan a estar en riesgo de confrontación en vivo y directo. Un libro visualmente poderoso y sugerente, un trabajo de la ilustración cargado de simbolismo y posibilidades. Son pequeñas obras de arte que sirven de reclamo a las nuevas relaciones de los seres humanos con lo digital y que, irónicamente, se confronta con un año donde los lectores se acogieron a este mundo de virtualidad. Es un libro al que, de manera indirecta, le ocurre también una interferencia en su lectura. Antes de la pandemia, en donde el cuestionamiento tenía un asidero, y después, donde la virtualidad fue una manera de resistencia. Los lectores, según desde dónde se posicionen, pueden oponer sus ideas a la propuesta y generar debates interesantes sobre el cuestionamiento social al que invita el libro; pero están todos de acuerdo con que la originalidad de las secuencias, el diálogo simbólico entre las formas de sus personajes y la estética casi naturalista desde lo extraño proponen un interesante libro acerca de lo analógico, el futuro, la virtualidad y las relaciones sociales.



Colección

AKIPARLA: LA FUERZA DE LA PALABRA

Akiara, 2020


Desde el 2019, esta joven editorial nos impresionó gratamente con la publicación de los cuatro primeros títulos de esta colección donde se recogen grandes discursos de la historia de la humanidad. Su propuesta estaba clara: darle peso y cabida a la retórica para entender sus posibles impactos. Es decir, en tiempos líquidos donde los conocimientos están en constante duda, se reconoce el poder de la palabra escrita y dicha. Además, la publicación de estos discursos en papel reciclado tienen una propuesta comprometida con el cambio. Su traducción y comentarios podrían aportar cierta intención escolar, acción que no necesariamente es problemática. Al contrario, propone pistas e información extra para entender la magnitud del discurso y construir nuevas posibilidades de entendimiento alrededor del mismo. Se trata de desgranar las grandes ideas a partir de sus palabras, más que de sus protagonistas; aunque en el caso de los discursos seleccionados muchas veces palabras, acciones y protagonistas operan en una misma frecuencia. Su idea no solo es cuestionar sino motivar y proponer el cambio a partir de ejemplos humanos en el que los lectores puedan reconocerse. Debemos acotar que si bien entendemos las razones de la inclusión del discurso de Steve Jobs dentro de la colección, nos sorprendió este último encuentro del 2020 dentro de la línea editorial. Solo esperamos que nos sigan sorprendiendo y dando más posibilidades.


LIBROS QUE FORMAN PARTE DE LA COLECCIÓN:

MALALA YOUSAFZAT: MI HISTORIA ES LA HISTORIA DE MUCHAS CHICAS

Traduce: Isabel Llasat · Ilustra: Yael Frankel · Comenta: Clara Fons Duocastella (2019)

SI'AHL / TED PERRY: CADA PARTE DE ESTA TIERRA ES SAGRADA PARA MI PUEBLO

Ilustra: Neus Caamaño · Traduce y comenta: Jordi Pigem (2019)

SEVEN CULLIS-SUZUKI: HAGAN QUE SUS ACCIONES REFLEJEN SUS PALABRAS

Traduce: Isabel Llasat · Ilustra: Ana Suárez · Comenta: Alex Nogués (2019)

JOSÉ MUJICA: SOY DEL SUR, VENGO DEL SUR. ESQUINA DE ATLÁNTICO Y DEL PLATA

Ilustra: Guridi · Comenta: Dolors Camats (2019)

WANGARI MAATHAI: PLANTAR ÁRBOLES, SEMBRAR IDEAS

Traduce: Jordi Pigem · Ilustra: Vanina Starkoff · Comenta: Laia De Ahumada (2020)

STEVE JOBS: ATRÉVETE A SEGUIR TU INTUICIÓN

Traduce: Jordi Pigem · Ilustra: Matías Acosta · Comenta: Fran Pintadera (2020)

"Mi padre siempre me dice: «Eres lo que haces, no lo que dices». Pues bien, lo que ustedes hacen me hace llorar por las noches. Ustedes, adultos, dicen que nos quieren. Pero yo les reto: por favor hagan que sus acciones, reflejen sus palabras", Seven Cullis-Suzuki.


LA CURIOSA LIBRERÍA

Shinsuke Yoshitake

Traduce: David Fernández Campos

Pastel de la luna, 2020


HONOR AL MÉRITO

AMIGX IMAGINARIX


Este libro es muy peculiar, lleno de viñetas y curiosidades alrededor de las librerías. No solo sus historias, sino las particularidades de los libreros, de los lectores, de las decisiones y manías de ambos alrededor del acto de leer. De la relación, casi fetichista, con el libro como objeto. Es un libro enternecedor, que cautiva a cada página. En su engranaje de absurdos y posibilidades increíbles, se revelan verdades para los lectores, que pueden pasar algunas páginas riendo y otras con una extraña nostalgia que proviene de este idilio con lo libresco. Sus ilustraciones, aparentemente sencillas, son certeras a la hora de contar o exponer exageradamente las solicitudes del autor. Un libro para imaginar, estar y conciliar. Es de esos libros que si bien se contemplan para la infancia, perfectamente podría servir para un lector de cualquier edad. Mucho más si su relación con los libros es bastante estrecha.


En este caso, su mención honorífica de amigx imaginarix, más que por la compañía del libro es por lo que representa. Durante este año, existieron dos establecimientos rodeados de incertidumbre: las librerías y las bibliotecas. Espacios propios del libro a los que han mantenido en una constante improvisación e, incluso, abandono. En este caso, nuestros amigxs imaginarixs son las librerías y bibliotecas representadas en este libro, aquellas que han logrado resistir y mantenerse; así como las que nunca nos abandonaron a pesar de las circunstancias. Para ellos, este vídeo de tik tok con la canción "Someone like you" de Adele en concierto, pues los queremos siempre con esa voz cantante, guiando a los libros y a sus lectores en un buen concierto en libertad:

"El transformador de portadas: 1.Perfecto para cuando una amiga se pressenta sin avisar y te avergüenza que vea tu biblioteca llena de literatura basura... Simplemente introduce el libro en el transformador y en un momentito la portada cambiará para hacerte ver más inteligente".

Para esta selección, perfectamente puedes tener espíritu o competencias lectoras de doce o dieciséis años. ¡Vaya par de años más confusos estos!


AQUÍ ES UN BUEN LUGAR

Ana Pessoa

Ilustra: Joana Estrella

Traduce: Paula Abramo

El Naranjo, 2020


Teresa Tristeza está sumida en una serie de dudas existenciales. Sus preguntas, relacionadas con el amor, con la creatividad, con la certeza de la vida y su rutina. Autora e ilustradora se juntan en un diálogo permanente en este cómic que encierra toda la verdad de lo cotidiano. Ilustraciones, recortes, collage, fotografías, todos los elementos tienen cabida en esta manera fragmentaria que tiene de contar. No se trata de una historia de amor o sobre la construcción de una identidad propia al uso. No existe una línea argumental porque crecer no tiene todas las respuestas. Es un libro exploratorio, divertido y, aunque no queremos usar esta palabra, es un libro de empatía hacia el lector que vive en ese tránsito irremediable a la adultez. Estamos en presencia de la mirada personal y biográfica de una joven que busca poner en palabras sus dudas sobre el mundo, el acto de crear y recrear la realidad. Esta narradora y protagonista habla de su amistad con Mariana, de la sensación de soledad que da el crecer, su vínculo con la familia, las frases de su abuela, su posición ante el mundo, su forma de ver el deseo, el amor e, incluso a ratos, una dosis de buen humor ante su propia incertidumbre. Es un libro que se construye a retazos, que leemos de la misma forma y con el que observamos de manera distinta nuestro alrededor. Son los detalles: un hombre que come cerca, un plato que se rompe, la lluvia, el gato. Esos momentos son los que generan tanto dudas como certezas y es en esa vida externa, ese mundo que viene y va, lo que condiciona a Teresa a comprometerse mucho más con su propia idea de vivir. Nos atrevemos a decir que una de las voces más originales de la actualidad en cuanto a la literatura dirigida a jóvenes es sin duda la de Ana Pessoa. No deja de apropiarse de lo cotidiano, experimentar, sin estridencias temáticas, y explorar la contundente verdad que palpita en lo cotidiano. Es como si reconociera esos silencios, esos momentos de la nada, y revelara las grandes reflexiones que se contienen. En este caso se trata de una novela gráfica absolutamente hermosa, compleja desde la sencillez y bastante contemporánea.

"Estoy sentada en el sillón haciendo no se sabe bien qué. Tal vez ponderando, divagando, conspirando. O ni eso. Estoy aquí vegetando, posada en mis cómodas nalgas, pensando en cosas banales, como el sentido de la vida o el camino hacia la felicidad, y no pasa propiamente nada. No hay una acción, un diálogo, un relato. Mis pensamientos casi no existen. Son pensamientos de casi nada, mojabobos".


LA VERSIÓN DE ERIC

Nando López

Ilustra portada: Rafael Martín Coronel

SM, 2020


"Creo que acabo de matar a alguien". Con estas palabras, Eric, el joven y exitoso actor de la serie Ángeles, se entrega a la policía. ¿Es un thriller? En parte. Porque todas las piezas de la vida de Eric parecen encajar para llegar justo a ese momento y a todas las decisiones que se han tomado. A partir de esa noche de interrogatorios policiales, iremos descubriendo la vida de Eric y el duro camino que ha tenido que enfrentar para construir su identidad.

La narración de la novela nos conduce siempre a momentos distintos de su pasado: el de la infancia, en donde aún tenía su deadname, Alicia, y no se reconocía cómoda dentro de su cuerpo; así como las posteriores decisiones que lo fueron llevando a una aceptación y transformación mucho más complejas hasta el momento en donde Eric cobra esa voz que cuenta ahora su versión. El hecho de que hable esa noche le permite hacer un recuento de su niñez y adolescencia, del instituto y de la relación con sus padres en una primera persona que a veces es demasiado autoconsciente de sí misma. En un primer momento, parece que esta novela ganadora del premio Gran Angular pretende cubrir distintos tópicos relacionados con los temas de actualidad en las discusiones adolescentes. Sin embargo, a medida que se avanza en la lectura del libro, se va estableciendo un equilibrio en sus partes y deja en evidencia la novela de suspenso que quiere contar desde el primer momento. El arqueo de sus personajes y su pacto con las identidades son fundamentales para entender lo ocurrido aquella noche. Una novela, de hecho, poco complaciente en donde la idea de la víctima y el verdugo se dan la mano, se cambian las vestimentas y se confrontan cara a cara. Eso sí, es un libro bastante atípico dentro del catálogo de SM y eso también sorprende.

"No es una cuestión solo de identidad, sino del tiempo: ella y yo fuimos conscientes de que estamos fragmentados mucho antes de que el resto del mundo se diera cuenta de que también lo está, cuando sus faceta -ser hijo, ser hermano, ser amigo, ser padre, ser amante, ser compañero, ser antagonista, ser anónimo, ser persona- se superponen y dan lugar al caos que yo intuí por primera vez con siete, ocho años. El caos que, seas quien seas, al final te alcanza".


LA BELLA MUERTE

Mathieu Bablet

Traduce: Fernando Ballesteros

Dibbuks, 2020


No queda absolutamente nada en el mundo sino calles vacías plagadas de insectos que tienen cada vez más conciencia de su existencia. ¿Mutantes? ¿Extraterrestres? ¿Un plan secreto de los insectos por acabar con la raza humana? Las dudas se resuelven en las voces de algunos de sus sobrevivientes. Tres humanos que, sin un objetivo claro para seguir con vida, siguen buscando una alternativa para existir.

Esta novela es la primera obra de Mathieu Bablet, que logra ser traducida al español en este raro 2020. Buen año para rescatar un cómic de distopía y ciencia ficción. Si bien es un libro que, hacia el final, se precipita de forma demasiado agitada, también contiene diferentes aspectos que lo hacen resaltar dentro de las publicaciones de este año. Comenzamos por la sensación que logra construir el dibujo, esa soledad inquietante de las grandes urbes, la destrucción, la presencia de los insectos como si estuvieran apunto de arropar los bordes de las páginas y al lector mismo. Esa sensación de desencanto y agobio de la imagen abre un diálogo con el propósito de la vida en un mundo en caos. Evidentemente no existen respuestas sino una serie de toma de decisiones que son igual de conflictivas que el ser humano. Existen momentos de introspección en el que los personajes mantienen un diálogo en un espacio seguro del recuerdo, mientras la violencia se desata en el exterior. La idea del héroe como fin último en contraste con el final más vinculado a la esperanza es fundamental. La bella muerte, como se concibe en el libro, es un sacrificio casi ilusorio que no siempre obtiene una recompensa. Es un libro de aventuras entretenido e inquietante para fanáticos del género (tanto de ciencia ficción como del cómic) que permite el acercamiento a otros libros mucho más complejos. Fue una gran propuesta editorial la de traducirlo.

"Te daremos la oportunidad de salvar este planeta, te daremos un propósito que justifique tu existencia... te ofrecemos una bella muerte".


ALMENDRA

Won-Pyung Sohn

Traduce: Sunme Yoon

Temas de hoy, 2020


Yunjae vive protegido por su abuela y su madre. Con dieciséis años es incapaz de sentir ningún tipo de emoción o empatía por su entorno. No es su culpa, sino que las amígdalas de su cerebro, principal núcleo de control de las emociones, son del tamaño de una almendra. En ese sentido, la vida se le hace mucho más elemental y plana. Aprende, gracias a su familia, cuáles emociones debe fingir para tener una convivencia más natural con el resto de las personas. Una tragedia inesperada, de esas que son capaces de vulnerar las emociones de cualquier ser humano, lo obliga a vivir solo y entenderse en un entorno poco comprensivo con su incapacidad. El instituto, el trabajo en la librería de la madre, la relación con tres nuevos personajes bastante peculiares que llegaran a su vida para retar su capacidad de ser empático con el otro. Una novela de lectura voraz, cuya forma simple, descarnada y obvia de narrarse corresponde con la propia incapacidad de su protagonista de imaginar una vida distinta. Esa necesidad narrativa de enunciar las emociones de manera tan llana deja en evidencia lo fría y solitaria que puede ser la ausencia de lo poético en nuestra relación con el mundo. Esta autora coreana sorprende con esta breve historia acerca de la importancia de dejarse tender una mano, de la hostilidad de la racionalidad plena, y de comprender a las personas también desde sus espacios grises.

"Presentí que lo volvería a ver muy pronto. Por supuesto, soy consciente de que el verbo presentir no va bien conmigo, puesto que no puedo decir que lo haya sentido literalmente. Pero, si se piensa, los presentimientos no nacen de la nada. Los hechos que experimentamos en la vida diaria se van acumulando en el cerebro y son clasificados en condiciones y resultados (...) En otras palabras, los presentimientos son datos que se derivan de causas muy concretas, del mismo modo que sabemos que, si metemos una fruta en la licuadora, obtendremos su zumo".


SIGNS OF THE SOJOURNER

Echodog Games, 2020

*Reseña de Jaime Yáñez


Pausa a los libros, pues existen otras posibilidades en las fronteras. Pensemos en que alejarse de casa, inevitablemente, nos cambia. Tomar la decisión de emprender un camino, de vagar intentando dar con aquello que nos hace falta, implica necesariamente sustituir nuestras comodidades por las dolorosas asperezas del encuentro con lo nuevo. ¿Cuál es la distancia que debemos recorrer antes de que todo nos parezca desconcertante?, ¿por cuánto tiempo hemos de balbucear para que las cosas comiencen a encajar?, ¿estamos realmente dispuestos a renunciar a eso que sentimos que nos define? Signs of the Sojourner es un videojuego que, a través de un ingenioso y engañosamente simple juego de cartas, nos pone en el papel de un joven a bordo de una caravana, quien sigue los rastros de su historia familiar y la del territorio que habita, al mismo tiempo que busca encontrar bienes que mantengan a flote el pueblo en el que creció. Un juego, entonces, sobre la experiencia de viajar: sobre trayectos e itinerarios, sobre percances y golpes de suertes, sobre parajes que maravillan y espantan a partes iguales. No obstante, este no se centra en los complicados trayectos por los caminos de tierra, ni lo agudos peligros de la intemperie; en cambio, el núcleo está en las constantes conversaciones que mantenemos con los habitantes de los distintos lugares que visitamos y las relaciones afectivas que construimos con ellos. Por esto, Signs of the Sojourner es, sobre todo, un videojuego sobre abrirse hacia el otro y dejar que este nos trastoque: tratar de entender las múltiples perspectivas que arman la vida colectiva, considerar cómo ciertas acciones inciden en nuestro desarrollo y el de quienes nos rodean, ensayar cartografías nuevas para nuestras experiencias simbólicas, considerar la posibilidad y el valor de los (des)encuentros. Quizá uno de sus mayores logros sea entender que este planteamiento debe evadir las respuestas fáciles de aquella lógica tradicional del videojuego anclada en el imperativo de“ganar”, que insistiría en satisfacer todos los logros, en conseguir ver y dominar el mundo entero. Al contrario, este juego propone que realicemos la difícil labor de decidir cuáles son nuestras posturas inalienables, nuestras afinidades más cercanas, nuestras búsquedas más angustiosas. Hacernos la idea, pues, de que en un mundo impredecible y lleno de contradicciones acaso podemos orientarnos intentando dar con los contornos de la persona que deseamos ser. El único inconveniente es que aún no se ha traducido al español.

"Que no cunda el pánico si todo se va al demonio".


TÚ NO ERES TU SELFI

Lililana Arroyo Moliner

Traduce: Nadia Grau Andrés

Diseña portada: Edu Blasi Rovira

Milenio, 2020


La propuesta original parte de una exploración del mundo digital, de los aspectos sociológicos que se desarrollan en este espacio. En este sentido, es un libro informativo dirigido a jóvenes pero también un público ajeno a las formas de comunicarse con las nuevas tecnologías. Básicamente es un libro útil para profesores, bibliotecarios y familias que buscan entender los nuevos paradigmas en la relación entre los jóvenes. Su índice reconoce temas como redes sociales, fake news, ansiedad, construcción de comunidades, ciber acoso, bullying, mercadeo de la imagen y amor, las luchas sociales como una idea banal o de tendencia. A pesar de esta enumeración, no es un libro que sataniza el medio digital; al contrario, busca comprenderlo. Así, la idea original decide avanzar hacia otra dirección cuando incluye las impresiones, vivencias y comentarios de un grupo de jóvenes de diecisiete años en adelante, al que llaman Club de los Cómplices. Este libro se transforma en un espacio informativo y también en un diálogo abierto, en constante rotación. Es un libro revelador, elocuente, que sirve de espacio de encuentro para el adulto pero también de respuestas para el adolescente. Esta fue una de las lecturas del club de lectura con adultos que llevó a cabo Marta Cava, para conversar sobre libros para jóvenes durante la cuarentena.

"Nadie decide dónde nacer ni cuándo. Curiosamente, el acto más fundamental de nuestra vida (como es empezar a existir) no depende de nosotros. Registrarnos digitalmente, en cambio, se nos presenta como un acto libre: escogemos cuándo y cómo".


LA MANO DEL SEÑOR ECHEGARY

Diego Ortiz

Daniela Ortiz

A buen paso, 2020


HONOR AL MÉRITO

AMIGX IMAGINARIX


El señor Echegaray es un ser afortunado. Sí, perdió una mano en la guerra y le ha costado adaptarse a su nueva realidad, pero esa mano, muy fiel amiga, quiere volver a su lado. Lo único realmente desafortunado en este álbum ilustrado es lo corta que se hace su lectura. Esta representación tan peculiar de la pérdida crea un par de personajes potentemente entrañables. Tanto el protagonista como su mano componen un imaginario divertido, absurdo, convincente. Las ilustraciones, vale resaltar, potencian el vínculo entrañable que establecen con el lector. Es un álbum ilustrado que, aunque se propone para niños pequeños, resuena en cualquier otro lector por el humor negro de esta situación. El duelo no se excluye de este libro, al contrario, el proceso de reconciliación hacia la pérdida de la mano ocurre en esa nueva relación que establecerán. Eso si la mano llega a reencontrarse con el cuerpo al que pertenecía. Leer este álbum ha sido un ejercicio de liberación, de confrontación con el miedo y de enternecernos ante las alternativas con las que confrontamos las distintas situaciones. En esta nueva normalidad hemos perdido algo que aún no conseguimos definir, existe la ausencia de algo real; más que el proceso de adaptación a esa novedad que nos altera, lo importante es reconciliarnos con eso que perdimos. Quizás este álbum no propone una reflexión tan elaborada, no consideramos que sea su intención, pero sí permite abrir el diálogo a estas otras posibilidades. Tanto la mano como el señor Echegaray han cumplido su función de amigxs imaginarixs durante la cuarentena. Por eso hemos querido dedicarle este vídeo de tik tok con la canción "Oh no" de Kreepa, a tono con su propuesta:


Dicen que a los dieciséis todo cambia. El "ser adulto" les pisa los talones. Sin embargo, aún falta y, según las encuestas, cada vez más. Ser joven es una condición cada vez más longeva.



SOY

Florencia del Campo

Ilustra: María Luque

Barrett, 2020


Lola está llena de contradicciones pero también de cansancio. Está irremediablemente a las puertas del mundo adulto, con todo lo que eso implica. Tomar decisiones sobre el futuro, la universidad, el trabajo, ganar dinero, salir de casa. Eso, particularmente, no le da miedo, simplemente le agota, porque vive en constante confrontación con la vida. Una novela ágil, inquieta, narrada con la misma urgencia con la que la protagonista toma las decisiones de su vida.

Inmigrante argentina viviendo en España, cinéfila, feminista comprometida, con la contradicción asistiéndola en cada una de sus experiencias y decisiones. Este viaje personal que nos cuenta Lola trata de no naufragar entre la tirante relación con su madre y la necesidad de descubrir el mundo junto con Laura, su mejor amiga. Más que descubrirlo, dinamitarlo, fusionarse juntas en él para así evitar la dura faena de crecer. Una novela sin filtros. No teme encarar, sin adjetivos, el deseo sexual de Lola y su incapacidad por entender a los adultos. De la misma manera que hace estruendoso su enfado, sus inseguridades, sus tristezas y euforias. Porque más que de tránsito, es una novela sobre el no pertenecer y sobre la duda de hacer y ser después del instituto, cuando la adolescencia no sirve de escudo.

"Ligar con los tíos que gritarán por nosotras. Tal vez ese día quería hasta follar. Mira lo que te digo. Follarme a un tío manifestando. Manifestarme follando. Y estar guapa para despintarme cuando quisiera y que te jodan, patriarcado, que te jodan".


EL ATAQUE DE LOS ZOMBIS

(PARTE MIL QUINIENTOS)

Raquel Castro

Ilustrador: Joan X. Vázquez

Colección Hilo de aracne

Libros UNAM, 2020


Más que un ataque propiamente dicho, este libro recoge relatos de situaciones en donde el ser zombi es parte de la rutina. Quizás tú, que lees en este instante, eres un zombi. Tal vez yo, quien te escribe la reseña, está muerto en vida. En un año en donde necesitábamos más humor (del bueno) dentro de la literatura para jóvenes, encontrarnos con este libro fue un verdadero placer. Se cuentan muchas cosas en sus diecisiete cuentos: historias de amor entre personas muertas que comen gente, desencuentros en tu primer trabajo con jefes explotadores, el poco ánimo de ser un héroe de la humanidad, transformarte en una piraña radioactiva. Todas estas historias y más se narran cargadas de ironía, humor negro y un poderoso tufo a realidad con la que puede llegar a identificarse el lector. El detalle de las ilustraciones al comienzo y al final del libro, como una breve historia ilustrada que antecede al desastre, sirven de poderoso colofón para la atmósfera absurda. El ataque de los zombis está repleto de inquietudes propias de la juventud, en ese tránsito inexorable al ser adulto. Su desparpajo simbólico y, a ratos, sus riesgos narrativos en cuanto a estructura se encuentran particularmente en los cuentos "El ataque de los zombis parte mil quinientos" donde se registra una sesión de terapia en el caos zombi o "La saga incompleta de la Piraña Humaña", donde una héroe mutante cuenta su vida como un cómic, con el desgano de no querer serlo. Una colección que nace este año tan propio de los ataques zombis y que lo hace con buen pie.

"Terror. La megalópolis (así se le dice a una ciudad grande cuando está en una historia de superhéroes) se empieza a percatar del perfil psicológico de las víctimas cuando mueren, en una misma noche, Arjona, Andrés García y cierto escritor alternativo que decía que todas las mujeres son unas putas, o flores en el campo dispuestas a ser recogidas por él (omito el nombre por respeto a sus descendientes o por miedo a represalias en caso de que haya resucitado tras el ataque)".


ANTOLOGÍA DE SPOON RIVER

Edgar Lee Masters

Ilustra: Beatriz Martín Vidal

Traduce: Carmen G. Aragón

Thule, 2020


Subversivos y anárquicos, los epitafios narrados en versos libres hacen eco después de la muerte de más de doscientos personajes que habitaban ese pueblo. Edgar Lee Master, en 1915, hace de narrador en esta antología de poemas que ofrece una voz distinta a cada uno de sus personajes para que puedan contar de forma lírica su relación con la vida. Cargada de ironía, injusticia, reclamo social, evidencia de la represión, cada uno de esos versos apelan a una ciudad ficticia que, a su vez, habla de una Chicago marginada y explotada. Unir las relaciones de estos personajes, comprender la dimensión de ese universo tan doloroso como conmovedor, es un ejercicio que invita a múltiples lecturas. Propone una visita sin continuidad a ese cementerio que se despliega en el libro. Prácticamente un clásico de la literatura estadounidense que vuelve a editarse con las ilustraciones de Beatriz Martín Vidal, quien siempre parece predecir ese espacio hipnótico, aterrador y clásico que propone el texto. Esta dupla ofrece al lector una atmósfera contemplativa pero, a la vez, voraz y desconsolada. Este libro es un muy bien logrado ejercicio de reedición. Es un canto a la justicia y un encuentro con la memoria de los otros.

"Debo lo que sea que fui en vida
a tu esperanza, que no me abandonó,
a tu amor, que aún me veía bueno".


COSMONAUTA

Enza García Arreaza

Colección Seamos reales

La Poeteca, 2020


De entrada, la foto de un edificio, una ventana en vértigo, aislada, y dos ovnis pintados en un cielo ¿de mentira? Esa ilustración, a forma de collage, invita al lector a entrar a un libro de posibilidades, como lo es habitar en un país productor de absurdos y crisis. Bajo la excusa de poemario, su autora construye un libro de curiosos retazos, llenos de certezas, que dialogan con la incapacidad de ser joven en una situación de caos. En este segundo poemario de la joven autora, nos encontramos con textos narrativos que serpentean alrededor de los collages, para toparnos luego con sus poemas, que aparecen como grietas entre las páginas. Son enunciaciones simbólicas de las urgencias de vivir cotidianamente en Venezuela. Su estética navega entre lo primitivo y lo cotidiano, y puede contarse a partir de una situación ajena a la poesía como pagar con Zelle al de la bodega, las páginas porno que saltan en los buscadores de las computadoras, escuchar a Juan Gabriel o ver El Rey León; pero de repente el lector se topa con imágenes que resuenan en una búsqueda natural por la belleza y el espacio poético como tabla de salvación. Sus poemas están llenos de vida y contradicción. Es, al tiempo, tristeza y alegría, es un grito que no suena pero vibra dentro, como la ansiedad propia de crecer, como el tambaleo constante del desconcierto. La Poeteca lleva realizando un arduo trabajo de edición, cada vez más ambicioso, por mantener viva la poesía en un país donde actualmente es tan complejo el oficio de editar. Aún más grande la labor, pues mantienen una constante relación de lo poético con los jóvenes. Este poemario es muestra de ello. A los interesados por el poemario, pueden hacer link aquí y descargarlo gratuitamente en la web de La Poeteca: COSMONAUTA

"vivo una edad ridícula
no soy una niña
quiero sexo
no soy sabia
no tengo seguro médico
todavía menstrúo
no tengo hijos
me gustan los juguetes
no bebo
no quiero matarme
no quiero vivir
no quiero morirme
nunca sé a quién darle
mi voracidad triste de animal despierto".



COMETIERRA Dolores Reyes

Sigilo & Rey + Naranjo, 2020


Este libro es crudo, doloroso y rotundo en la manera en que se narra, en la forma en que el lector se lo devora como la protagonista a la tierra, con un afán de verdad y justicia. Esta novela corta y hermosa es un retrato social de la pobreza, el abandono, la violencia pero bajo el amparo resistente del amor entre dos hermanos. Cometierra nace de una premisa fantástica: el don de su protagonista por revelar secretos a través de la tierra. Al comérsela, aparecen visiones que revelan ese mundo del desamparo que arropa a los desaparecidos, casi siempre mujeres como su madre. Cuando se establece el pacto inicial, el lector se entrega sin remedio a ese vértigo de pasearse entre las luces y las sombras no solo del barrio en el que habitan, sino de las ensoñaciones que la alcanzan. El horror da pie a un espacio estético, casi poético, en la forma de narrarse. Con ese cuidado estilístico, observamos a un protagonista que no le teme al amor de pareja, al abandono, pero sí a la suerte del Darwin. Y es que su hermano es quien le brinda la única estabilidad que tiene. En ese apoyo familiar radica también la fortaleza de su historia. Una novela para lectores más comprometidos con el lenguaje, dispuestos a enfrentarse a las heridas no solo desde la anécdota, sino desde la belleza. Una de las mejores lecturas del año.

"Empezaba a ver que los que buscan a una persona tienen algo, una marca cerca de los ojos, de la boca, la mezcla del dolor, de bronca, de fuerza, de espera, hecha cuerpo. Algo roto, en donde vive el que no vuelve".


CORTO "THIS DAY WON'T LAST"

Mouaad el Salem, 2020


Este cortometraje se infiltra en medio de los libros de la misma forma clandestina que su propuesta. Pertenecer a un país en crisis, con leyes discriminatorias y violentas, obliga a sus habitantes a pactar con el silencio. En este caso, la presencia de este joven narrador se transfigura en una voz colectiva. Oculto tras primeros planos, ropas, gestos, bailes; insiste en la necesidad de filmarse actuando con libertad aunque no pueda. En Túnez, lugar donde se documenta la vida de su narrador, se aplica la ley 230 que criminaliza a las personas homosexuales. Condenados a prisión o a distintos abusos, el colectivo LGTBIQ+ construye su idea de comunidad para dar luz a este registro fuera de las fronteras. Es una forma de denuncia, pero también es un ejercicio contemplativo del ser, del pertenecer, de construir una identidad libre dentro de una sociedad opresiva. El cortometraje de casi media hora, no solo habla de reivindicación del colectivo, sino de lo asfixiante que es ser joven en una sociedad que no te ofrece posibilidades para crecer, la sensación de estar atrapado a una idea de sociedad que decide por su gente. Tanto las imágenes como el montaje de ese registro de la memoria, ofrecen un espacio alegórico, contemporáneo, poético que mantiene cautivado al espectador. Finalizado en 2020, formó parte de la muestra del Festival Internacional de Cine de Gijón, destacando como uno de los mejores films de su selección y recibiendo el reconocimiento del Jurado Joven. Este registro documental, o poema audiovisual, aún no pueda conseguirse en ninguna plataforma para ser visto. Sin embargo, nos pareció importante hacer su registro para que lo tengan en la mira, le sigan la pista, y darle la voz que busca y se merece.

“Aún así, seguiré grabando y enviando materiales a mis amigos que me ayudarán a transmitir mi mensaje”.


COSAS NUESTRAS

Ilu Ros

Lumen, 2020



HONOR AL MÉRITO

AMIGX IMAGINARIX


Una tarde, abuela y nieta comparten las tareas cotidianas de la casa con su placer por la música. La conversación transita con facilidad de Rosalía a Concha Piquer, de Los Planetas a Rocío Jurado. Entre las letras de estas canciones y en las vivencias de sus narradoras, el lector evidencia un proceso de cambio relevante en la realidad española desde la postguerra. Habla de la libertad, del feminismo, de lo transgresora que puede ser la música.

Este libro carece de pretensión pero en el buen sentido: transita ligeramente entre la novela gráfica, el libro informativo y la experiencia documental de esta mujer perteneciente a otra época. Es, a su vez, un sentido homenaje a la figura de la abuela, a esa relación cómplice que se construye ajena a la maternidad. Es un libro que habla de esas cosas que resuenan con la misma frecuencia en ambas, aunque vean y vivan la realidad de manera distinta. Es un descubrimiento mutuo, en paralelo, sin cuestionar las formas de vida de ambas generaciones aunque sí sus circunstancias. Más que un libro honesto, también es una playlist documentada, a ratos divertida, en otros cargada de emotividad, y que ofrece mucho por descubrir. En este año donde las personas de la tercera edad han sido los más aislados y afectados, se necesitan más espacios de representación para este tipo de diálogo. Es por eso que elegimos a esta abuela como otra de nuestras amigxs imaginarixs. Debido a esta vitalidad e importancia que reconocemos en las personas mayores, de manera respetuosa y hasta contemplativa, hicimos un vídeo con el audio que mezcla las canciones "Bichota" de Karol G y "Quitate tu pa ponerme yo" de Eddie Dee. Que la importancia de su vida, consejos y memoria se mantenga como una gran diva, siempre presente en la conversación:



"Pues no te cases si no quieres, nena. Pero cómprate una cama grande, que duermas ancha".

Siguen siendo libros para dieciséis años solo que narrativamente se hacen más ambiciosos y retadores. No están hechos pensando en los jóvenes. Queda a discreción del lector.


REGRESO AL EDÉN

Paco Roca

Astiberri, 2020


Paco Roca toma por bandera la historia de su madre, tras el éxito de La casa, en donde elabora un hermoso homenaje a su padre. El punto de partida es una fotografía real que la madre tiene en todo momento junto a ella. Una foto en la que, además, no se resume ni un momento particularmente idílico o inolvidable, incluso no está toda la familia retratada. En ese ejercicio de reconstruir la memoria de su madre, asistimos, a partir de fragmentos, a una novela gráfica que abarca la infancia y adolescencia de esta mujer. Su relación con la familia, su manera de ver el mundo, el impacto de la Guerra Civil española, de la religión y las ideologías en su forma de desenvolverse. Esta novela invita a encarar una realidad concreta de otro tipo de juventud, en otra generación, con más carencias y menos derechos. Su madre en el pasado, además, resulta ser un personaje entrañable. No es una novela gráfica de protesta ni tampoco es obvia en su manera de manifestar ciertos temas. Se aleja, de hecho, de la utilidad del libro para construir un ejercicio necesario de la memoria. La estética, tanto en imágenes como en narrativas, tiene el estilo reconocible de Paco Roca. Contiene cierto grado de efectismo emocional que nunca desagrada, así como un juego con la estructura y las viñetas que permiten dialogar con el discurso fotográfico y las estructuras mentales. Es una obra hermosa, emotiva, dirigida a un público mucho más adulto pero con una verdad contenida que puede resonar en lectores que cruzan fronteras.

"Pero nuestra memoria es limitada y traicionera, por eso el ingenio humano inventó formas de mantener un instante en el tiempo. Creamos el dibujo y la escritura... Y también la fotografía, capaz de retener un destello de la existencia".


DE RATONES Y HOMBRES

John Steinbeck

Ilustra: Rébecca Dautremer

Traduce: Román A. Jiménez

Edelvives, 2020


La nueva interpretación visual que Rébecca Dautremer hace de esta obra clásica de Steinberck es bastante compleja. En principio, porque la novela en sí es angustiante y asfixiante en cuanto a su atmósfera y pareciera no corresponder con la propuesta estilizada a la que nos tiene acostumbrada la ilustradora francesa. En la novela, dos hombres, prácticamente indigentes, comienzan a trabajar en la hacienda de un exboxeador en época de la Gran Depresión de los Estados Unidos. Esta amistad se pone a prueba en el instante en el que Lennie, uno de sus protagonistas, comete un error en su necesidad por sobrevivir. La historia de este premio Nobel cobra una dimensión artística ambiciosa en esta nueva edición. Cada página está saturada de detalles, algunas veces preciosistas y en otras acuñando nuevos significados a sus poderosos parlamentos, alivianando el peso propio del lector. Interviene de manera contundente en ese tiempo que el lector le dedica a la obra, dándole pausas más que por cautela, por la necesidad de retratar ese ambiente agreste, ausente de posibilidades y esperanzas. Las imágenes son un alivio pero, a la vez, una excusa para magnificar el entorno tanto en su ambientación como en el interior de los personajes. Es un libro hermoso y doloroso; en esa contradicción radica su poderío.

"El cuarto estaba barrido y bastante limpio porque Crooks era un hombre orgulloso, solitario. Guardaba las distancias, y exigía que los demás también lo hicieran".


NUEZ DE COCO

Kopano Matlwa

Traduce: Aurora Echavarría

Alpha Decay, 2020


Sudáfrica en los noventa y una primera generación que vive en aparente libertad tras el final del apartheid, un sistema de segregación racial que daba poder a la raza blanca en un país mayoritariamente negro. Las dos protagonistas y narradoras de esta novela, Ofilwe y Fikile, son el retrato de una poderosa crisis de identidad y desigualdad social heredada de este sistema. Ambas tienen la misma edad pero se confrontan al mundo desde voces y posiciones muy distintas. Por un lado está Ofilwe, chica privilegiada, a la que llaman coconut precisamente por su necesidad de sentirse una blanca en medio de un sistema de valores culturales tan convulsos. De hecho, ella se denomina "morena" y vive en una lucha constante por no pertenecer a ese mundo de raza negra tan cuestionado socialmente. Fikile es totalmente lo contrario, vive en medio de lo precario, trabaja, es discriminada, pero pertenece a un gueto que la protege y del que no reniega. Esta es una profunda novela sobre la identidad, también es una velada protesta sobre la pertenencia. No va de situaciones heroicas, ni de tramas enrevesadas, al contrario, es un retrato de lo cotidiano, un libre fluir de la conciencia de estas dos jóvenes que intentan asimilar el cambio social, de encontrarse con una voz propia, una identidad que tenga sentido para su vida en el futuro, sin discriminación ni diferencias. Es una novela sobre cómo se crece dentro de una herida social. Las dos voces, en contraste, ofrecen certezas, lirismo, insatisfacciones, pero también complejidades idiomáticas de la integración del inglés como salvoconducto y del uso del sepedi, lengua africana, como algo anacrónico y en desuso perteneciente a esa otra generación del apartheid. Debió ser compleja su traducción, respetando el uso de ciertas licencias idiomáticas de la región. Es una novela de consumo lento y atento para lectores más arriesgados, pues no dejan de ser interpelados en esos momentos de dudas y reflexiones vitales sobre el ser joven en medio del caos.

"Nadie es consciente de cuánto dice su acento acerca de quién es, dónde ha nacido y, aún más importante, con qué tipo de personas se relaciona. En serio, cuando tenemos esos breves intercambios de palabras en la gasolinera o en la cola de la panadería, es nuestro acento lo que ayuda a las personas a ubicarnos y determina cómo nos tratarán. Créeme, el acento es importante. No dejes que ningún necio te convenza de lo contrario".


EXHALACIÓN

Ted Chiang

Traduce: Rubén Martín Giráldez

Ilustra portada: Ximo Abadía

Sexto piso, 2020


Entre los lectores jóvenes se ha creado un nicho importante para la ciencia ficción. Se le debe al auge de los libros, series y películas sobre distopías; también la vida digital y los cambios del futuro que alcanza con agilidad al mundo. Aunque la mayoría de las formas de representación del género actual se quedan muchas veces en la anécdota o en la consecuencia, temiéndole a las posibilidades reales de su reflexión. Este libro de relatos, por el contrario, es un constante debate moral, filosófico y humano acerca de la ciencia ficción como circunstancia que puede dar otro estilo de vida. Nueve relatos, unos más complejos y densos que otros, que profundizan y representan desde la ficción temas como el libre albedrío, líneas temporales, la educación del mañana, la subjetividad del recuerdo, la inteligencia artificial o del reclamo de los papagayos por no ser escuchados por el ser humano, obsesionado por encontrar vida en otros planetas. Es un libro retador y ambicioso para fanáticos del tema, pero que rompe un poco con el esquema que se venía representando. No está dirigido a los jóvenes, sino que se desenvuelve en un mercado adulto, pero si has llegado hasta acá sabes que ese tipo de fronteras no van con nuestra propuesta. Por cierto, este autor, para los que no sepan, es el responsable del cuento La llegada, de donde se construye una de las mejores películas de los últimos años.

"La gente está hecha de historias. Nuestros recuerdos no son la acumulación imparcial de cada uno de los segundos que hemos vivido; son la narrativa que hemos ensamblado a partir de momentos escogidos. Y es por eso que, aun y uando hayamos experimentado los mismos acontecimientos que otros individuos, nunca construimos narrativas idénticas".


PANZA DE BURRO

Andrea Abreu

Edita: Sabina Urraca

Barrett, 2020


Dos amigas en Islas Canarias, a principio del siglo XXI, cruzan de la niñez a la adolescencia con toda la inexperiencia propia del caso. El lector las acompañará en un tránsito por su cotidianidad, sus referentes, su manera de ver y entender al mundo con un lenguaje tan natural como propio. Porque ese es uno de los grandes logros de la novela, trasladar su posible complejidad a una forma de decir, quebrando todo tipo de licencias. Narrada ágilmente en primera persona por su protagonista, a la que solo sabemos que llaman shit, cuenta el mundo desde la forma del idioma que conoce. No solo habla de su vida, sino de la complicada y fuerte relación de amistad que tiene con Isora. Ambas, tan llenas de matices, libres y sin ningún tipo de censura ni corrección política, exploran la admiración entre ellas, el reconocimiento del cuerpo, la sexualidad, sin tapujos. Su forma es tan descarnada que se siente la rutina real. Las referencias a las telenovelas, a los videojuegos o la música popular (resaltamos el episodio de las canciones de Aventura como un código para el amor) son aspectos brillantes para darle veracidad a sus vidas. Es una novela incómoda para aquel lector que no esté dispuesto a pactar con una forma distinta de contar. En cuanto al título, Panza de burro es una expresión típica de Islas Canarias que describe una acumulación de nubes que refrescan el clima. En la novela, cuando hablan de ese cielo encapotado y gris, sus personajes también nombran esa necesidad de respirar, de salir de esa burbuja meteorológica, geográfica, y darse a oír, propio de lo canario. Sin embargo el lector, al terminar de recorrerla, tendrá más bien una sensación de refrescamiento literario. Con una edición en bajo perfil, siendo el primer libro de su autora, representa un frescor dentro de la producción de este año.

"Yo pensaba que las canciones de Aventura decían la verdad sobre la vida. Y cuando Isora y yo leíamos las frases que habíamos ido copiando en La LiBrEeeTa De LasSsS KaNcIoOoNeS, nos gustaba decir que si las guardábamos durante mucho tiempo, cuando fuéramos grandes íbamos a saber muchas más cosas del amor que la otra gente".


EL ZORRO CHULETA

Sol Undurraga y Mujer Gallina

Cataplum, 2020


HONOR AL MÉRITO

AMIGX IMAGINARIX


Chuleta tiene un problema: es un zorro atípico. No le gusta comer conejos, ni aves ni ratones. Zorro Chuleta es vegetariano. Pero es muy difícil demostrarlo cuando tu apariencia invita al prejuicio inmediato. El hecho de no comer conejos hace que todos lo vean con desconfianza y él necesita amigos, estar rodeado de otro tipo de animales que no lo vean con miedo. Es por eso que, sin dudarlo, inicia el recorrido hasta el Valle de los Vegetarianos. Los ve, son fiesta, alegría, diversión pero: ¿aceptarán y confiarán en la palabra de un zorro? Este hilarante álbum propone un recorrido a través de una necesidad: volver a estar rodeado de amigos. Las ideas de Zorro Chuleta para infiltrarse en el valle, los detalles de las ilustraciones y las acciones de los otros animales del relato ofrecen un contraste hilarante, lleno de color y una vibra contagiosa por querer pertenecer a ese grupo de fiesteros. Es un ejercicio creativo y divertido acerca del reconocimiento de la independencia en la construcción de nuestra identidad. Aunque el álbum está dirigido a un público infantil, sus lectores de distintas edades pudieron sentirse identificados, más en tiempo de pandemia, con esa necesidad de formar parte de un grupo social activo, de bailar, reír, abrazar a los amigos. Ser uno mismo y vivir. Gracias por hacernos reír tanto atrapados en nuestras propias ideas para llegar al Valle. Creemos que este zorro es un adelantado a su tiempo y que leerlo en época de cuarentena sirvió para tener un amigo con el que desahogarnos, sentirnos cómplices e imaginar un futuro posible. En honor al gran zorro Chuleta y nuestras ganas de celebrar junto a este amigx imaginarix, hemos realizado este vídeo de tik tok con la canción "Moviendo caderas" de Yandel. Pensamos en el prejuicio pero desde otro enfoque.



"A Chuleta se le hacía agua la boca... pero de ganas de música, fiesta y amigos".


PODCAST DE ESO NO SE HABLA

Isabel Cadenas Cañón

Laura Casielles

Vanessa Rousselot

Paula Morais Montes


Cada episodio es un documental de voz, de sonidos, de encuentros con el otro, en donde se narra una posición en el mundo. No es una crónica ni un diario, pero a su vez nos dice muchas cosas del estar del otro y de lo que no sabemos. Son programas reveladores, tan íntimos que esas voces se nos hacen propias y personales en un campo de refugiados, una cárcel o una historia de migración de padres e hijos que han sido capaces de encontrarse. Son sus voces, los ruidos que los rodean, las circunstancias que nos arropan. Es un ejercicio sociológico y cultural no solo poderoso sino una contundente manera de proponer el diálogo a aquellas voces que no se les permite estar dentro de la conversación.



PODCAST "AMIGOS IMAGINARIOS"

Ray Contreras

Manzuzu films


Con un tono más desenfadado y apelando al humor, este comediante mexicano da pausa al stand up para conversar con su amigo imaginario Manzuzu sobre diversos aspectos de la vida. Es un espacio libre de prejuicios que busca compartir de manera natural sus propias formas de ver el mundo acerca de temas específicos sobre el que se enfocan en cada episodio: el miedo, la espiritualidad, el gostheo, el estar caliente, el feminismo, el ser vulnerable. Algunas veces con invitados, la mayoría de las veces ellos dos solos. En cualquiera de los casos, se siente una conversación entre amigos que funciona como catarsis para las dudas existenciales propias de la juventud. Uno de los puntos fuertes es que ambos tienen una orientación sexual distinta, lo que permite hacer de esta conversación mucho más plural, llena de contrastes. Esto se agradece en una sociedad tan machista como la de América Latina. Es una propuesta de diálogo inclusivo, sin discursos impuestos o políticamente correctos. Oírlos es divertido sin dejar de hablar con seriedad de los temas que abordan, siendo fieles a las circunstancias bastante peculiares de sus protagonistas y a su propia idiosincrasia.



PODCAST "DILE QUE BAJE"

Lucas Ramada Prieto

Hugo Muñoz Gris


Dos jugadores, expertos en videojuegos, buscan comprender la trascendencia narrativa y estética de los mismos. Lo hacen desde el único espacio probable: el juego como acción y posible lectura. Con una serie de invitados que abordan distintas áreas sociales de interés, sus creadores conversan con otros jugadores sobre la experiencia del videojuego, de implicarse, contarse y pertenecer en esas posibilidades digitales. A los que desconocemos el área resulta un espacio iluminado, de ideas contrarias, que conversan para llegar a un mismo puerto, aquello que nos dicen los videojuegos como espacios de ficción y no somos capaces de verbalizar. Es un lugar para explorar no solo posibilidades en medio de la tendencia, sino para entender nuestra propia relación con el videojuego. Aprovechamos para recomendar una exposición online organizada por Hugo Muñoz Gris y editada por Lucas Ramada Prieto para el Festival de Narrativas CUÉNTALO que se celebra en Logroño. Esta exposición va sobre la muerte como tema de reflexión. Más allá del interesante catálogo de juegos que ofrecen como alternativa, se despliega un análisis filosófico y necesario acerca de la muerte. Vale muchísimo la pena que asistan, lean, reflexionen, jueguen: LA MUERTE EN JUEGO




ME PREGUNTO: AUTOENTREVISTAS DESDE EL CONFINAMIENTO

¡MORTAL!: PROPUESTAS VITALES PARA PENSAR SOBRE ASUNTOS MORTALES

Wonder Ponder

Ellen Duthie y Anna Juan Cantavella

Ilustraciones: Daniela Mortagón y Loreta Lion


En medio de la urgencia que provocó la cuarentena, esta editorial que apuesta por la creación de material filosófico para trabajar con niñas, niños y jóvenes, salió al paso con un ejercicio de diálogo importante. Es decir, creó preguntas relevantes para la infancia y adolescencia para que en familia, con sus profesores o de manera individual, elaboraran con palabras la incertidumbre. Este descargable tenía unas instrucciones bastante sencillas junto a unas preguntas más bien complejas. El resultado fue un gran número de participantes en distintos países. Esta propuesta, nacida de la urgencia, promovió que se pusieran en palabras muchas de las angustias propias de la pandemia.

A partir de esta misma necesidad de verbalizar lo que ocurre, idearon junto con Anna Juan Cantavella, un segundo desplegable acerca de la muerte. Si bien sus ilustraciones proponen una mirada más juguetona, con la intención de aligerar la conversación con los más pequeños, también es cierto que sus preguntas detonan conversaciones necesarias en este año de pérdidas. Este grupo de mujeres dieron enunciación a temas que no sabíamos cómo confrontar. Lo hicieron desde el otro, siempre, mirándonos de dentro hacia afuera, y buscando juntos respuestas o alivios. Con este segundo descargable sobre la muerte, dedicado al lector infantil, hicimos ejercicios aislados en los clubes de lectura con adolescentes. El buen hacer y la formulación de las preguntas, de forma avanzada, dinamitó una serie de conversaciones impensables sobre el tema. Una de las conclusiones, quizás más relevante para nuestro discurso de los amigos imaginarios y reconocer al otro desde el diálogo, es la de uno de los chicos que dijo (sin haber visto la película Coco antes, porque se lo preguntamos): "una persona se muere dos veces, cuando mueres, que ya, y cuando una persona dice por última vez tu nombre, pensando en ti como persona, en lo que eres, lo que has hecho y no lo que representas".



BÁRBARA FIORE

Editora


Este año ha sido de muchas pérdidas humanas, pero nosotros como parte de un gremio también queremos generar unas palabras para una de las editoras más fundamentales de los últimos años. La desaparición de Bárbara Fiore no necesariamente tiene que ver con la editorial, pero sí con el espíritu que la hizo crecer, la hizo concebir un espacio de reconocimiento, posibilidades y reto del álbum ilustrado. Su buen hacer, los autores que tradujo, los libros que nos siguen arropando en la actualidad o que nos inquietan. Esos que son ejemplo durante una clase o un encuentro con jóvenes. Que detonan preguntas o instantes de belleza. Su visión es un legado muy importante para la industria y los libros que se hicieron, aquellos que se seleccionaron o los derechos que se negociaron dentro de su oficio servirán de ejemplo y mantendrán un diálogo abierto, infinito, con esta amiga imaginada de muchos. De la misma forma que lo hizo Quino, pero con él, solo queda usar una de sus viñetas, porque su grandeza solo se puede traducir en sus propias imágenes. Esta viñeta, además, es un gran consejo de inicio para el 2021. Nos queda vivir, pero entendiendo también la vida del otro. Seamos organizados, vamos a escucharnos. Avancemos.



Actualizado: 15 de dic de 2020


Según sus diarios, el artista estadounidense Keith Haring estaba convencido de que el arte era un enlace fundamental a la vida. Reconocido por sus críticas a la guerra, a la televisión como artefacto alienante de la sociedad y su incansable lucha por la igualdad, este artista y activista intervino los paneles de publicidad en el metro de New York con un lenguaje propio a partir signos y dibujos. Su intención era llevar el arte a la calle para ofrecérselo a las personas en su rutina, sin desigualdad, y convencido de que el arte es un derecho de la humanidad. Que, de hecho, lo es. Haring tenía alrededor de veinte años, cuando escribió:

“creo que el arte debe formar parte necesariamente de nuestro entorno, de nuestra sociedad. El arte es una idea, una forma de vivir, de ver y de ser, una actitud hacia la vida, es el respeto y la comprensión del orden"

Esta reflexión también se traslada a una de sus preocupaciones más recurrentes: la trascendencia de su propio arte. En 1976 registró lo siguiente en sus cuadernos de apuntes:

"Me he preguntado si alguna vez seré aceptado en los museos o si desapareceré con mi generación”

Esa duda vital de trascender, que se repite en cada joven artista de cualquier generación, resuena constantemente en las experiencias que replico con los jóvenes. Y no porque todos con los que suelo conversar quieran ser artistas, o porque crea que sus ideas del mundo no son capaces de transformarse a medida que transcurre la vida, sino por la importancia de dar a conocer la reflexión acerca de cada generación a partir de la voz de sus protagonistas.


Es por eso que, tras mis experiencias con En tiempo presente (Gijón) y el Diari del resguard (Barcelona), realizadas con grupos de jóvenes en ciudades distintas de España durante el 2020, año de la pandemia, quise ampliar el marco de acción a otro país. La oportunidad surgió con la invitación que me hizo la Biblioteca Luis Ángel Arango para realizar un laboratorio de creación, a través de Diedre Becerra, líder del Servicio de mediación de lectura y escritura, quien coordinó y apoyó incondicionalmente en este trabajo. De esta manera logramos trasladar las dudas a un grupo de jóvenes diversos de Colombia.


En este laboratorio fue posible evidenciar cómo desde una conversación libre y espontánea y desde una escucha atenta a los jóvenes, se logra conocer sus intereses y preocupaciones. ¿Cómo ven la lectura en la escuela? ¿Qué tipo de libros los interpelan? Abrimos la mirada para saber cómo el arte en sus diversas manifestaciones habla de su identidad.


Proyectos como estos se constituyen en una invitación para los mediadores a habitar el mundo de los jóvenes, a disfrutar y conversar sobre las películas y series que comparten, sobre su relación con la escritura, sobre la música que forma parte de su cotidianidad. A partir de allí surge la clave contundente: Escucharlos, conversar abiertamente con ellos y abrir los espacios para conocerlos en su singularidad. Romper paradigmas y verticalidades. Sentarnos a su lado y conversar desde preguntas abiertas y enriquecedoras que abran puertas y derriben muros.


EL ORIGEN


Como sabemos, en marzo de 2020, Colombia también decretó el estado de emergencia a causa del COVID. Para registrar la incidencia de este hecho en la vida adolescente, llevamos a cabo un laboratorio de creación con jóvenes que participaban desde distintas partes del país. Se reunieron 14 jóvenes de diversas edades que vivían en las localidades de Bogotá, Yopal, Mosquera, Pereira, Pasto, Bucaramanga, Neiva, Silvania y Soatá. Bajo el nombre colectivo de poetas viajeros, crearon un punto de encuentro, a pesar de las distancias.


Para llevarlo a cabo, tuvimos diversas sesiones de videollamadas en donde exploramos la idea que estos jóvenes tienen del mundo y la actualidad, pero también conversamos sobre la edición de libros de artista, la realización de fanzines, del movimiento surrealista y dadaísta en el arte y su impacto social, leímos poesía y diarios de artistas y de foráneos. Sumado a esto, teníamos una cuenta de correos creada para el proyecto. Nos comunicamos a diario, como un colectivo de edición, para consolidar el resultado final.


Recogimos textos e ilustraciones personales, fotografías, obras de arte, ejercicios literarios, conversaciones, recomendaciones e hicimos nuestra banda sonora 2020. Fue un trabajo arduo, constante y exigente, pues toda decisión pasaba a discusión del colectivo. Aunque los catorce jóvenes participaban de manera activa, un grupo de ocho se mantuvo firme y constante en el trabajo del diálogo constante.


Inspirados en los libros “La caja verde” de Marcel Duchamp, que fue considerado el primer libro de artista publicado en 1934, y en “Mi querida Babel” de Juan Pablo Silvestre y Ana Juan (editado por La mano cornutta en 2014), decidimos hacer del diario un espacio de posibilidades. Es por esta razón que los jóvenes quisieron resaltar aquellos objetos que fueron útiles durante el confinamiento, más allá de la mascarilla, los guantes y el alcohol.

Esta experiencia les sirvió para explorar su propia idea del encierro pero también su forma de conectar con el mundo. Hicimos un registro personal de aquello que nos sirvió de resguardo durante los días de incertidumbre. Esta obra no tiene ninguna intención comercial. El uso de estas imágenes sirven como un registro arbitrario de sus rutinas o la posibilidad para la recomendación cultural a otros lectores. Esta caja, en físico, tendrá dos ejemplares únicos: el de PezLinterna y uno que podrá encontrarse en la Biblioteca Luis Ángel Arango cuando la situación de la pandemia lo permita. Probablemente a mediados del 2021. La idea de hacer un solo objeto es respetar la esencia del libro de artista y mantener la idea de trascendencia dentro del archivo y la memoria cultural de este año. En palabras de estos poetas viajeros:

“hicimos una voz colectiva que registra este momento, es un ejercicio de la memoria”

Estamos satisfechos y contentos de compartir el resultado final. Ahora bien, esta caja es compleja, como lo fue el trabajo colectivo. Es más que una anécdota efímera. La caja contiene diversos materiales y cada uno de estos corresponde al objeto que ellos eligieron como importante en su resguardo. Por ejemplo, el diario impreso corresponde a los "libros", objetos que le sirvieron a Carol (15 años) como refugio durante la pandemia. Es por eso que, para comenzar a observar dentro de la caja, hablaremos primero de ese diario:


1. EL DIARIO DEL RESGUARDO


Una de las discusiones más largas y sostenidas durante el mes octubre fue elegir una palabra entre resguardo y resistencia. Para una parte del grupo, vivir la pandemia en Colombia era una situación de resistencia. La contraparte argumentaba esa capacidad de resguardo que les permitía a ellos poder elaborar una conversación sobre la pandemia. Después de muchas idas y venidas, terminó imponiéndose el resguardo. Aunque, si me preguntaran a mí, su forma de confrontar esta edición colectiva habla mucho más de su resistencia.


A continuación, comparto el índice del diario. Este fue otro de los debates complejos, pues consistía en crear la estructura de nuestro libro. Pensamos en qué queríamos contar y cómo. En este índice se reúnen los elementos que podemos encontrar arbitrariamente en el libro, así como los signos que nos revelan qué tipo de recomendaciones hay en sus páginas:


*al final de este post, podrás acceder al diario completo.


2. PETIT MUSEO


Inspirados en el movimiento dadaísta y en la obra de la artista plástica y fotógrafa alemana Hannah Höch, intervenimos a manera de collage casi todos los ojos de las imágenes que se encuentran dentro del diario. En esas intervenciones, usamos ojos de obras de arte famosas. Si van hacia atrás y observan la imagen que se encuentra después del índice, verán un ejemplo sobre el rostro del personaje de la serie Gambito de reina.


Por un lado, lo hicimos como un recurso estético, aprovechando las virtudes del collage para incitar al lector a ver desde otra mirada. También lo hicimos a manera de juego. El "Petit Museo" está conformado por láminas negras con las obras de arte expuestas. Cada una tiene su ficha técnica. El lector puede ir adivinando cuáles ojos del diario corresponden a cuál obra de este museo. Es una nueva propuesta para volver a leer el diario desde las imágenes.


Hay un dato aún más importante, al darnos cuenta que muchos de los libros que se citan son mayoritariamente de voces masculinas, decidimos proponer muchas obras de artistas femeninas para esta intervención. Por aquello de poner en orden la balanza.


Por último, cuatro de los jóvenes, decidieron ofrecer obras personales. Estas ilustraciones se Se exponen en láminas separadas. Este "Petit Museo" corresponde al objeto "acuarelas" que resultó ser esencial para la cuarentena de Daniela, que tiene 13 años.


3. EL IMPOSTOR


Tomás era un gran conversador, pero además tenía dos grandes habilidades: pintar a lápiz y escribir. Con 14 años, durante la cuarentena, descubrió las virtudes de un "lápiz 3B" como objeto esencial para poder explorar estas posibilidades.


Una de las consecuencias fue la escritura del relato El último Agutí, una historia poderosa sobre la contienda rutinaria de los animales en su hábitat contra una familia en el campo. Este relato no correspondía a la identidad de los otros textos que, a manera de diario, había entregado el resto del grupo. Sin embargo, estábamos de acuerdo no sólo de su calidad sino de que representa su propia exploración. Fue por eso que decidimos llamarlo "el impostor" como en el juego de Among Us, que tuvo tanta repercusión en la cuarentena.


Este ejercicio de ficción era un infiltrado que quiso alterar nuestro orden pero, a su vez, quería formar parte de nuestro hábitat. Por eso se mantiene, independiente, en la caja.



4. UN CALENDARIO ÚTIL


Como el objeto esencial de Karen (14 años) era una "cartuchera", por ser la contenedora de muchos objetos posibles, hicimos del 2020 un calendario más útil. Transformamos cada mes en doce tarjetas con fotos de arte urbano de la ciudad de Bogotá. Estas fotos, expuestas como si fueran imágenes de un perfil de Instagram, son la parte delantera de un calendario que mes a mes contiene una frase de algunos de los libros que ellos hayan leído en cuarentena. Son frases para dar ánimo, como las que se desprenden de las agendas.


5. BANDA SONORA


Laura de 20 años dijo que lo más esencial para ellas fueron sus audífonos.

Este fue un objeto que se repitió en muchos otros jóvenes. Por eso, entre todos armamos una banda sonora de 46 canciones que pueden encontrarse en Spotify o YouTube. Algunas imágenes de estos vídeos también sirvieron de apoyo para la creación del diario. Ahora bien, quisimos también recoger algunas palabras que sean propias de Colombia, y que forman parte de su banda sonora cotidiana. Estas palabras están impresas sobre papeles de colores, así como una hoja con códigos qr para descargar la banda sonora.


Por cierto, en respeto al animé japonés Candy Candy y de cómo su canción formó parte del inconsciente colectivo de muchos jóvenes veinteañeros de América latina, hemos escondido al personaje de Candy en una de las páginas del diario. Como si siguiera habitando entre nosotros.


6. RUBÉN BLADES CONFINADO


El objeto con el que hice mi aporte en el diario fue un "juguete antiestrés". A partir de la idea del juguete y una reflexión que Tomás había hecho durante nuestras conversaciones (puede leerse más atrás, en el apartado diario, en la imagen donde ellos conversan sobre el acto de leer). Al Rubén Blades confinado lo podemos vestir de distintas maneras. Sus posibilidades varían en imágenes relacionadas al arte, a los videojuegos o al acto de leer.


Si quieres poder interactuar con este Rubén Blades confinado, solo basta que lo imprimas, recortes y juegues. En palabras del propio cantante y muy a tono con esta actualidad:


"Decisiones, cada día, alguien pierde, alguien gana, ¡Ave María!"



7. EL ESPEJO


Al sacar todo de la caja, podrás encontrar un "espejo". Este objeto esencial corresponde a Sofía de 16 años. Sobre ese espejo hay, primero, un papel cebolla con una mascarilla impresa. La idea es que saques ese papel, y puedas ver tu reflejo en el espejo. Que cada lector vea sus propios ojos, su rostro, que entienda que son más que un simple objeto que los identifique.


Esto nos hace libres.


Y también nos entrega el último objeto de la caja: una galería en forma de acordeón en la que los pájaros vuelan libres por los cielos a pesar de las infinitas posibilidades que ofrece el caos. Este acordeón dialoga con la última página del diario, una obra de la artista Remedios Varo. A continuación, compartimos esta pequeña galería, imaginen que se trata de un acordeón desplegable que los rodea. Todas las fotos de los cielos fueron tomadas por ellos mismos, con ganas de poder salir del resguardo y confrontar al mundo al que pertenecen:



Si llegaron hasta aquí es porque sienten curiosidad.


Aquí podrán ver el diario completo y si entran al issuu, también verán las separatas en donde se encuentran el resto de los materiales de la caja. El diario completo aquí:





Alma Hidalgo es una joven de dieciséis años a la que conocimos por su estrecha relación con la poesía. Aunque a ella no le gusta que la llamen poeta, así la nombran sus lectores, vecinos y hasta en la prensa. Con años de experiencia en recitales y fanzines, durante la cuarentena propuso un proyecto de lectura de poesía a través de las ventanas.


Actualmente está interesada en la reivindicación de la palabra poética y del asturiano.


La obra del fondo es un mural colectivo en la vía pública, realizado bajo la tutela de Alejando "Mono" González.



Captura de Pantalla 2020-06-19 a la(s) 5

Diario del resguardo: Diari del resguard

IMG-20170322-WA0025-02.jpeg

Crónica de unas entrevistas inéditas

Mvseum y los universos paralelos

adb036_b5618a2778f14ad690996693f93e1ab9~

Mediación lectora con personas que tienen problemas de salud mental

Podcast Cuentos del escarabajo: narración oral y canciones.

99c94d33-4825-4c78-a4af-a4e35b0af16f.jpg

El fanzine: gesto y comunidad

SUS FAVORITOS

NUESTRO INSTAGRAM

TAMBIÉN TWITTER

Óscar Hernández

Ilustrador

Camilo Villegas

Fotógrafo