Actualizado: may 14


La ciudad latente

Shaun Tan

Traduce Lidia Pelayo Alonso

Bárbara Fiore, 2018


Caracoles gigantes se desean por las calles de la ciudad; el último rinoceronte vivo entorpece el tráfico; un número incontable de mariposas invade a los humanos durante la hora de la comida, directivos de una empresa se transforman en ranas durante una reunión. En este libro, Shaun Tan recoge veinticinco relatos en los que los animales se apropian de las ciudades. Corrijo, en este libro las ciudades empiezan a latir de manera distinta, al ritmo de sus primeros habitantes. Es así como el lector va siendo testigo de una pequeña revolución animal. Un libro cargado de lirismo no solo en la sencillez del texto, sino en la simbiótica relación que establece con las ilustraciones creadas por el mismo autor. Ilustraciones que son pinturas al óleo y que, vale acotar, también nos parecen unas pequeñas piezas de arte.


Son escasos los relatos que hacen ruido dentro de la armonía constante del libro. Es gracias al compás de las historias que el humano cruza el umbral surrealista y enfrenta sus propias sensaciones de soledad, agobio, pérdida, amor, ambición... Ahora el animal es un aliado, un símbolo de lo que nosotros somos, de nuestras carencias y necesidades dentro de la sociedad. Estos animales, sin un lugar al cual pertenecer, dejan en evidencia el impacto de una vida social llena de excesos. A veces pienso en que este libro es el acompañante ideal a las noticias de animales que aparecen en los pueblos y ciudades durante el confinamiento. No sólo para verlo desde una admiración ecológica, sino para entendernos como seres vivos y hábitat.

En uno de los relatos, un número incontable de mariposas llegaban a la hora de comer y las personas se quedaban paralizadas en las calles, hombro con hombro: “Las palabras se quedaron mudas en nuestras mentes, la voz, narradora constante, que siempre separa las cosas por causa y efecto, signo y símbolo, alguna especie de significado útil, valor o presagio; todo eso se detuvo y llegaron las mariposas”. Quizás es pertinente, en estos días raros, vernos a través de estos relatos.




HURRA

Ben Brooks

Traducción Zulema Cuoso

Blackie Books, 2016


Dan regresa a la casa de sus padres para el velorio de su hermana Ellen. La chica de 18 años se suicida con ropa interior que no combina. Ese tono cotidiano sirve de ironía y escudo para enfrentar el dolor. Dan y su hermano Adam, personajes jóvenes aparentemente egoístas y representantes de su generación (como su autor, nacido en 1992) comienzan a buscar las razones de por qué Ellen tomó esa decisión.


La novela, descarnada y conmovedora, se adentra en esa necesidad de sus protagonistas por enfrentarse a un dolor que no conocían, por iniciar un conocimiento sobre el otro para poder salir adelante. Una novela con mucho alcohol, drogas, desespero, ternura, humor negro y un personaje tan sólido como ausente: el de Ellen, que en notas de suicidio improvisadas, nos va revelando su aburrimiento y desconcierto hacia el futuro:


"Las últimas palabras de Henry Ward Beecher fueron:《Ahora llega el misterio》

[...]

En 1954, un hombre saltó del Gomden Gate y dejó una nota de suicidio que decía: NINGUNA RAZÓN EN ABSOLUTO APARTE DE QUE ME DUELE UNA MUELA. Aspiro a escribir algo igual de conmovedor. Volveré a intentarlo más tarde."


Aunque cerca del final pierde el foco de la historia, recoge su esencia en las últimas páginas. A los que les gusta la estética narrrativa de Ben Brooks, el libro no los va a defraudar. Advertimos, no es el más sólido de su corta carrera literaria pero sí uno de los que más emociona:


"Me imagino el futuro como un oso gigante que arrasa la ciudad, reduce a polvo edificios y personas y los pisotea para devolverlos al planeta del que salieron. Pero no puede destrozar las otras partes que nos hacen ser lo que somos. Las partes como montañas rusas o cervezas en la cama o libros de rusos muertos. Esas partes se elevan como orbes por la atmósfera, liberadas de sus cuerpos aburridos y de la constante necesidad de mear y cagar y comer y dormir. Nueve millones de años en el futuro, seguiremos existiendo en lejanas nubes estelares, separados por años luz pero en el mismo lugar de siempre."



Actualizado: may 14


L'Époque

Director: Matthieu Bareyre

Francia, 2018


Manifestar y festejar parecen dos polos opuestos. Sin embargo, en este documental, la cámara se pierde entre ambas aguas para explorar qué ocurría en la mente de los jóvenes de una París nocturna. Un reciente registro de voces entre los años que comprenden el atentado de Charlie Hebdo y las elecciones presidenciales en las que Macron fue electo.

Uno de los grandes aciertos de este documental, no es sólo la imagen vibrante y cotidiano de estos jóvenes; sino la posibilidad de darles voz. Escuchar sobre sus miedos, convicciones, alegrías, luchas. Hablan del amor como de los sueños, el sentido de la educación o de la rabia. Se dejan ser, se apropian de la tribuna que les ofrecen, responden a las preguntas honestas que propone el director. Sin intención de dirigir la película a ninguna idea final. Es un poderoso contraste de ideas de cómo reaccionan los jóvenes ante la incertidumbre del futuro y las crisis sociales.

Lo que sí denota la edición, no solo es el registro poderoso de una ciudad escindida entre la celebración y la lucha social, la violencia de la policía y de los jóvenes. Sino también la cuidada selección de testimonios. Son personas no solo reales, sino con unas propuestas universales. Sus diálogos, diversos, registran las dudas que ellos tienen de pertenecer a un mundo adulto con el que no están de acuerdo o una nación que no los apoya. Vale la pena ver el documental y escucharlos. Está disponible en Filmin.


nuncaseolvida_1.jpg

Libros del 2019 para dar a conocer a los jóvenes, por si llegan los extraterrestres a final de año

IMG-20170322-WA0025-02.jpeg

Crónica de unas entrevistas inéditas

20190515_190002.jpg

Entrevista a los adolescentes del club de lectura en la Biblioteca municipal Pumarín Gijón-Sur

Pico-de-Neblina-4.jpg

 

16 series 2019

Podcast Cuentos del escarabajo: narración oral y canciones.

dfgsdfg.jpg

La tribu sin nombre · Potyguara Bardo

SUS FAVORITOS

NUESTRO INSTAGRAM

TAMBIÉN TWITTER

Óscar Hernández

Ilustrador

Camilo Villegas

Fotógrafo